Estudio de la Ley desde el Código Civil

Estudio de la Ley desde el Código Civil

Estudio de la Ley desde el Código Civil. Aprende de forma fácil la definición, características, clases y acepciones del termino Ley.

Acerca de la Ley.


Cuando se estudió en el curso de Introducción al Derecho la potestad legislativa, decíamos que ésta era, en términos generales, la aptitud para hacer leyes ordinarias.

Veamos qué se entiende por ley.

El estudio de las raíces de la palabra ley, que viene del latín lex, no nos entrega muchas luces sobre su alcance, esto porque pareciera que la palabra ley no tiene una raíz común. Los autores no se han puesto de acuerdo sobre la raíz única de la palabra.

Cicerón, por ejemplo, piensa que proviene del verbo latino legere, que significa leer. Recuerden que los romanos confeccionaban las leyes en tablas para que, a través de su lectura, fuesen conocidas por todos.

Otros, como el profesor Mommsen, piensan que viene de legare, que es mandar, así se desprende de algunos textos de Ulpiano.

Uno de los padres del iusnaturalismo, San Agustín, piensa que ley viene de legare, que significa elegir, aludiendo a la misión que tiene la ley de marcar el camino que hay que seguir.

El otro padre del iusnaturalismo clásico, Santo Tomás, piensa que la palabra viene de la expresión ligare, que significa atar, ligar u obligar, y con ello representa que es propio de la ley ligar la voluntad a algo, a realizar algo obligando a seguir una determinada dirección.

En Derecho Romano el término ley (lex) tuvo dos acepciones. Significó, bien un mandato dirigido a los particulares por el órgano competente bajo la propuesta del magistrado, o bien, la convención privada entre dos particulares.

Definición de Ley.


Al respecto distinguimos definiciones doctrinarias y la que entrega el Código civil.

Doctrinarias.


Ius naturalistas.


Santo Tomás de Aquino nos da una de las más célebres nociones de ley, al señalarnos que es: “Una prescripción (ordenación) de la razón, en orden (dirigida) al bien común, dada y promulgada por aquel que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad”. Rationis ordinario ad bonum comune ab eo qui curam communitatis habet, solemniter promulgata.

Siguiendo esa idea, la define De Castro como “la norma emanada directamente del poder soberano, reveladora de su mandato respecto a la organización jurídica de la Nación”.

Francisco Suárez la define como “el precepto común, justo, estable, suficientemente promulgado”.

Positivistas.


Una de las más famosas definiciones dadas de ley nos viene de la pluma de Marcel Planiol, que define la ley como “una regla social obligatoria, establecida con carácter permanente por la autoridad pública y sancionada por la fuerza”.

Giorgio del Vecchio considera que “la ley es el pensamiento jurídico deliberado y consciente, expresado por órganos adecuados, que representan la voluntad preponderante en una multitud asociada”.

Realistas.


Ley es todo mandato general y abstracto de autoridad superior reconocido por su eficacia.

Legal.


El artículo 1° del Código civil define la ley como “una declaración de la voluntad soberana que manifestada por la forma prescrita por la Constitución, manda, prohíbe o permite”.

Críticas a la definición legal.


1°. Se le critica, primeramente, por cuanto de su redacción pareciera que la ley manda, prohíbe o permite porque así estaría prescrito en la Constitución y no por ser una declaración de la voluntad soberana. Aquí la crítica es por su excesivo positivismo.

2°. Se critica, además, por cuanto es inconcebible que una definición de ley no haga mención a cuál es el objeto de la ley.

La definición de Santo Tomás, fija el objeto de la ley en la persecución del bien común. Los partidarios de la definición del Código civil dicen que no es necesario incorporar este elemento, pues se entiende incluido en toda ley que ella se dirija al bien común.

3°. Se le critica porque no se señalaría el contenido de la ley en sí misma. A la pregunta qué es la ley, no se sabe si ella es un mandato o una recomendación. Esta crítica parece infundada, pues desde el momento que el Código Civil expresa que la ley manda, prohíbe o permite, deducimos que se trata de un mandato de la autoridad.

Análisis por parles de la definición del artículo 1°.


Es una declaración de la voluntad soberana: así lo señala el artículo 5° de la Constitución Política del Estado (CPE): “La soberanía reside esencialmente en la nación...”.

Manifestada en la forma prescrita por la Constitución: es la Constitución la que establece los requisitos, condiciones que debe reunir una ley para ser considerada como tal.

Manda, prohíbe o permite: este es el requisito interno que debe tener la ley, el contenido normativo.

Así se puede entrar al análisis de la clasificación de las leyes.

Clasificación de las leyes.


1°. Prescriptivas, punitivas y premiales.
2°. Las prescriptivas, a su vez, pueden ser:

  • Imperativas, las que mandan hacer algo.
  • Prohibitivas, las que mandan no hacer algo, prohíben o impiden hacer una cosa.
  • Permisivas, las que permiten hacer algo u otorgan al individuo una determinada facultad.

3°. Leyes puramente declarativas o supletivas de la voluntad de las partes; leyes imperativas o prohibitivas y leyes dispositivas.

Las leyes puramente declarativas determinan las consecuencias de los actos jurídicos, cuando las partes interesadas no las han previsto y regulado de otra manera, teniendo libertad para hacerlo (por ejemplo, la sociedad conyugal como capitulación matrimonial o las del orden patrimonial en general). Estas leyes declarativas pueden derivar en interpretativas cuando, además de servir para declarar, programar un derecho, permiten interpretar el sentido de otras normas jurídicas.

Las leyes imperativas o prohibitivas son las que se imponen a la voluntad de los individuos, tienen un alcance imperativo absoluto, son normas de orden público (por ejemplo, las normas sobre el matrimonio y, en general, las de derecho de familia).

Las leyes dispositivas son aquellas en que el legislador dicta una norma para resolver conflictos de intereses que se presentan entre personas que no han contratado entre sí. Se refiere a situaciones en donde la voluntad no ha desempeñado papel alguno (la venta de cosa ajena, pone en conflicto de intereses al dueño y al comprador).

Acepciones del término Ley.


El término ley puede ser usado en diversas formas:

1°. Desde el punto de vista del sujeto de quien emana, se puede usar:

  • Ley en sentido amplio (Legislación), o
  • Ley en sentido restringido (Leves propiamente tales).

Son tomadas como leyes en sentido amplio cuando nos referimos a todas las normas que emanan de los órganos públicos. La Constitución Política (que emana del Poder constituyente), los Decretos leyes o los decretos con fuerza de ley (dictados por el Poder Ejecutivo), los reglamentos internos (Poder Legislativo), los simples decretos, reglamentos o Instrucciones que emanan de autoridades administrativas.

Son tomadas como leyes en sentido estricto todas las veces que nos referimos únicamente a la legislación o leyes que son reguladas constitucionalmente por el Poder Legislativo (Congreso y el Poder ejecutivo). En otras palabras, según lo expresa el profesor Aníbal Bascuñán: "‘Aquella parte de la legislación que es elaborada constitucionalmente por el Poder Legislativo, sancionada y promulgada por el Presidente de la República y publicada en el Diario Oficial o en la forma que la ley determine”.

2°. Desde el punto de vista del contenido normativo, se puede usar el término ley:

  • Ley en sentido material.
  • Ley en sentido formal.

Son leyes en sentido material en cuanto se reconocen como norma, es decir, si cumplen con las características de generalidad y permanencia (por ejemplo, la Constitución, la legislación ordinaria).

Son leyes en sentido formal cuando por estar dirigidas a tratar determinados aspectos puntuales y particulares, determinadas situaciones jurídicas concretas, no responden a un criterio material de ley, o sea, no cumplen con las características de generalidad y permanencia, por ejemplo, una ley que concede una nacionalidad por gracia.

3°. Desde el punto de vista de su importancia, se puede usar el término ley para hablar de:

La Constitución Política del Estado (la ley fundamental), donde se incluyen las leyes de reforma constitucional o interpretativas de la Constitución.

  • Las leyes orgánicas constitucionales (LOC Poder judicial, LOC del Banco Central, LOC de la CGR, etc.)
  • Las leyes de quórum calificado (LQC sobre nacionalidad, pena de muerte, conductas terroristas, etc.).
  • La legislación ordinaria o común.
  • Los tratados internacionales.
  • Los Decretos con jerarquía de ley (D.L. y D.F.L.)
  • Los simples decretos, reglamentos y ordenanzas (Potestad Reglamentaria)

Características de la Ley.


  • Emana de la autoridad pública.
  • Es general.
  • Es obligatoria y coactiva.
  • Goza de presunción de conocimiento.
  • Permanencia en el tiempo.
  • Rige para situaciones futuras.

Que emane de la autoridad pública, significa que su fuente es directamente el Estado. Detentan la potestad legislativa el Presidente de la República, el Senado y la Cámara de Diputados, que son órganos del Estado.

Que sea general, significa que sus destinatarios deben ser la comunidad toda o ciertos grupos o categorías de sujetos, pero no un individuo particularmente individualizado. Una excepción es la ley que otorga graciosamente la nacionalidad a determinada persona.

Que sea obligatoria y coactiva, significa que sus imperativos y mandatos obligan a todos aquellos a quienes va dirigida bajo sanción estatal para el caso de inobservancia.

Que goce de presunción de conocimiento, significa que la ley no necesita probarse, ella se presume conocida por todos, así lo establece el artículo 8° del Código civil: "Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia".

Que sea permanente en el tiempo significa que, en la generalidad de los casos, la ley va dirigida a durar en el tiempo, es lo que se conoce como período de vigencia que, en teoría, es indefinido en el tiempo. Porque es de la base de la estabilidad del ordenamiento jurídico que la ley tenga cierta permanencia y no esté expuesta a los vaivenes de políticas ocasionales, la permanencia de la ley es una de las bases de la seguridad jurídica.

Que la ley rija para el futuro, quiere decir que sólo, excepcionalmente, ella puede tener carácter retroactivo.

Referencia bibliográfica: Publicación basada en los apuntes de clases de Derecho Civil de Gonzálo Ruz Lártiga, docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Talca.

Lea también