Introducción a la teoría de delito

Generalidades acerca de la teoría del delito.


La teoría del delito está conformada por el estudio de los presupuestos jurídico-penales de carácter general que deben concurrir para la punibilidad de una conducta como delictiva. Por ocuparse de los presupuestos o condiciones jurídico-penales de "carácter general", dichos elementos o condiciones son "comunes a todo hecho punible"; en consecuencia, la teoría general del delito no se ocupa del estudio de los elementos o requisitos específicos de un delito en particular (v. gr. parricidio, aborto, hurto, robo o malversación de caudales públicos). De conformidad a la doctrina nacional dominante, los presupuestos jurídicos generales o elementos de todo delito son: la conducta (acción u omisión), la tipicidad, la antijuridicidad y la culpabilidad (aunque, no faltan quienes, a lo anterior, agregan la punibilidad).

La existencia de una teoría general del delito, responde a la necesidad de permitir una "jurisprudencia racional, objetiva e igualitaria, de modo que contribuye de forma esencial a garantizar la seguridad jurídica" (Jescheck). Sin perjuicio de lo anterior, no es posible olvidar que todo el desarrollo del pensamiento dogmático en el ámbito penal tiene por finalidad la solución razonable y justa de un caso concreto de la vida real; por lo tanto, la estructura teórica, su sistematización, los conceptos o criterios que en ella se forjen están llamados a ofrecer una solución adecuada a los casos reales de la vida y, de ningún modo, se puede pretender forzar y alterar la estructura e individualidad de un caso concreto para obligarle a calzar en los esquemas y categorías teórico-abstractas formuladas por la doctrina.
Intodrucción a la teoría de delito
Publicación Previa
Primera
Publicaciones Relacionadas