Teoría de la acción

Ubicación sistemática de la acción.


En la actualidad, se discute por la doctrina acerca de la posición sistemática que debe ocupar la acción como elemento en la estructura del delito.

Un sector mayoritario estima que la acción es un elemento material, básico e independiente sobre el cual se levanta la estructura jurídica del delito. No puede existir un hecho delictivo si, en su base, no existe conducta humana que es lo único que el Derecho puede pretender orientar y/o controlar con sus mandatos o prohibiciones. sólo una vez que se ha establecido la presencia de una acción, es posible, posteriormente, entrar a determinar si dicha acción permite ser calificada, conforme a los criterios jurídico-penales, de típica, antijurídica y culpable (Mezger; Welzel; Maurach-Zipf; Hirsch). Para estos autores no se puede prescindir de la acción como elemento previo e independiente en el proceso de imputación jurídico-penal y que tiene lugar en diversos niveles valorativos de análisis: la tipicidad, la antijuridicidad y la culpabilidad. "No se puede caer en el absurdo de pretender averiguar la imputación sin haber afirmado antes que lo que se pretende imputar es una conducta". "Dentro del concepto jurídico de acción, la más elemental de sus notas ónticas —como conducta manifiesta— es que sea voluntaria (final). Este es el dato que en cualquier caso debe respetarse, porque de lo contrario se cae en un puro proceso causal, que no puede ser imputable como típico ni como antijurídico. Es el dato mínimo que permite afirmar que hay una acción y un sujeto de esa acción. El tipo permitirá averiguar si el sujeto y su acción son típicos, pero no averiguar si hubo un sujeto y una acción, que son datos pre-típicos. No es el tipo lo que nos permite averiguar si hubo un hombre" (Zaffaroni).

Un sector de la doctrina discrepa de lo anterior por estimar, fundamentalmente, que:

  • Ontológicamente, no es posible encontrar un concepto válido de acción, razón por la que postula que la acción sólo puede ser considerada como un factor integrante del tipo penal; en consecuencia, será éste, o si se quiere, la conducta realizadora de un tipo penal el primer elemento estructural o base del delito y no la acción como elemento previo y distinto al tipo penal (Binding; Sauer; Radbruch; Roxin).
  • Desde una perspectiva neokantiana o idealista, el legislador penal puede, a través del Derecho, elaborar o crear el concepto de acción que se ajuste mejor a sus necesidades de política criminal para un adecuado y eficaz control social; en consecuencia, no tiene sentido afirmar que existe "un concepto prejurídico de acción" al que se encuentre atado el legislador, sino más bien existirán tantos conceptos o modalidades de acción como sea el número o variedad que haya "fabricado" el legislador al formular los tipos penales (Von Weber; Marinucci; Roxin).
  • El fracaso denunciado por algunos autores al tratar de dar contenido a las funciones que se suelen atribuir, por la doctrina dominante, al concepto de acción (función clasificatoria, de enlace y de delimitación) (Armin Kaufmann; Roxin; Baumann).
Teoría de la acción
Publicación Previa
Publicación Siguiente
Publicaciones Relacionadas