Escribe una palabra clave y aprieta enter

Publicado en
La Doctrina

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA DOCTRINA.


Todo pueblo que alcanza un grado de desenvolvimiento tiende a desarrollar la función social especializada de los expertos en derecho. El derecho, abandonando los estadios arcaicos de desarrollo, pasa a ser demasiado complejo y sus funciones demasiado delicadas como para desentenderlas del trabajo científico.

Originalmente la tarea de los expertos se limitó simplemente a dar una opinión versada, sobre casos concretos. Con el correr del tiempo se extendió a la conceptualización y sistematización del derecho vigente.

Tras las codificaciones se miró con recelo y se llegó incluso a prohibir los comentarios de las leyes. Ya Justiniano había hecho algo similar con su Digesto. La idea detrás de tal prohibición es que la dictación de la ley pone fin a la doctrina. La proscripción de los comentarios va más allá de la mera prohibición: se ordena que los casos dudosos sean informados al propio legislativo para que se dicten las leyes interpretativas que correspondan (art. 5 inc. primero). Como fenómeno natural, a la codificación sigue un deterioro significativo de la doctrina.

Sólo en un período posterior, cuando surgen problemas de interpretación o vacíos y se hace necesario reordenar la exposición, la doctrina tiende a recuperar su lugar.


2. VALOR NORMATIVO DE LA DOCTRINA.


La doctrina es hoy universalmente aceptada sólo como una fuente de autoridad: es antecedente para apoyar la interpretación de una norma, pero no puede fundamentar directamente una decisión.

La importancia de la doctrina como autoridad es variable, pues puede depender:

(a) Del valor que se le asigne a la ciencia en la respectiva tradición jurídica. En Alemania, por ejemplo, el Tribunal Supremo resuelve los casos difíciles con apego a la doctrina más destacada. Algo similar ocurre en Italia o en los estados escandinavos. En Inglaterra, por el contrario, el desarrollo del derecho ha sido tradicionalmente tarea de los propios jueces y no de una doctrina autónoma.

(b) De la consideración relativa del propio autor en el respectivo sistema, esto viene a ser determinado por la frecuencia con que los abogados o los jueces lo invocan en sus argumentaciones.

1. FUNCIONES DE LA DOCTRINA EN RELACIÓN CON EL DERECHO VIGENTE.


1. En la comprensión y precisión conceptual del derecho.
2. En el desarrollo del derecho.
3. En la consolidación del derecho.
4. En el control de las decisiones.

Clic para comentar