Escribe una palabra clave y aprieta enter

Fotografía del Autor
Escrito por Publicado en
Gestiones Preparatorias de la Vía Ejecutiva

CONCEPTO DE GESTIONES PREPARATORIAS DE LA VIA EJECUTIVA


Las gestiones preparatorias de la vía ejecutiva son ciertos procedimientos judiciales previos que puede iniciar el acreedor en contra del deudor, destinados a perfeccionar o completar el título con el cual pretende iniciar una ejecución.

Las gestiones preparatorias de la vía ejecutiva son las siguientes:

a) Reconocimiento de firma puesta en instrumento privado;
b) Notificación judicial de protesto de letra, pagaré o cheque;
c) Confesión judicial o confesión de deuda;
d) Confrontación de títulos y cupones;
e) Avaluación;
f) Validación de sentencias extranjeras; y
g) Notificación del título ejecutivo a los herederos del deudor.


ANALISIS DE LAS GESTIONES PREPARATORIAS


a) Reconocimiento de firma puesta en instrumento privado (Art. 434 N° 4 inciso primero C. P. C.)


El instrumento privado, en principio, carece de mérito ejecutivo y, por excepción, puede llegar a ser título ejecutivo cuando ha sido reconocido o mandado tener por reconocido.

Para obtener ese reconocimiento se realiza la gestión de reconocimiento de deuda puesta en instrumento privado.

Tramitación (Artículos 435 y 436 C. P. C.)

a) El acreedor solicita al juez se cite al deudor a reconocer su firma puesta en un instrumento privado;
b) El tribunal accede a la solicitud y fija una audiencia para que comparezca el deudor;
c) Llegado el día de la audiencia pueden presentarse las siguientes situaciones:

(1) Comparece el deudor y reconoce su firma, aunque niegue la deuda: queda preparada la ejecución y el acreedor contará con un título perfecto y podrá presentar la demanda ejecutiva.

(2) Comparece el deudor y niega su firma: fracasa la gestión preparatoria y el acreedor deberá utilizar el procedimiento ordinario;

(3) No comparece el deudor o comparece y da respuestas evasivas: se tiene por reconocida la firma y queda preparada la ejecución.

b) Notificación judicial de protesto de letra, pagaré o cheque (Art. 434 N° 4 C. P. C.)


Esta gestión se utiliza en aquellos casos en que no ha habido protesto personal de esos documentos y cuando la firma del obligado no aparezca autorizada por un Notario o por un Oficial del Registro Civil en las comunas donde no tenga asiento un Notario; y, por ende, el tribunal debe ordenar su notificación judicial.

La gestión comienza con la solicitud del acreedor en que solicita al tribunal que ordene notificar judicialmente el protesto al deudor.

El tribunal accede a lo pedido y, luego que el deudor es notificado, puede objetar como falsa su firma en el acto de la notificación o dentro de tercero día.

Si no la objeta, queda preparada la ejecución.

Si la objeta, la gestión fracasa, pero si la firma resulta ser verdadera, puede ser procesado por el delito de estafa.

c) Confesión judicial o confesión de deuda (Art. 434 N° 5)


Esta gestión es absolutamente distinta a la confesión como medio de prueba.

Para realizar la gestión, se solicita al tribunal se cite al deudor a confesar la deuda, fijándose una audiencia para ello.

Las actitudes del deudor y sus efectos son los mismos que en el reconocimiento de firma puesta en instrumento privado, es decir, llegado el día de la audiencia pueden presentase las siguientes situaciones:

(1) Comparece el deudor y confiesa: queda preparada la ejecución y el acreedor contará con un título perfecto y podrá presentar la demanda ejecutiva.

(2) Comparece el deudor y niega la deuda: fracasa la gestión preparatoria y el acreedor deberá utilizar el procedimiento ordinario;

(3) No comparece el deudor o comparece y da respuestas evasivas: se le tiene por confeso y queda preparada la ejecución.

d) Confrontación de títulos y cupones (Art. 434 N° 6 C. P. C.)


Para que los títulos tengan mérito ejecutivo se requiere:

1) Que hayan sido legalmente emitidos;
2) Que representen obligaciones vencidas; y
3) Que sean confrontados con sus libros.

El último requisito se obtiene a través de una gestión preparatoria.

La gestión se inicia ante un tribunal y el acreedor solicita se designe a un ministro de fe que compare el título con el libro talonario del cual se desprendió el título.

En el caso de los cupones, éstos se deben confrontar con el título y éste con el libro talonario.

e) Avaluación (Art. 438 Nos. 2 y 3 C. P. C.)


La ejecución puede recaer sobre el valor de la especie debida y que no exista en poder del deudor o sobre una cantidad de dinero.

En estos casos, la gestión previa consiste en solicitar se designe a un perito que determine el valor de la especie debida o el valor de la cantidad que se debe.

f) Validación de sentencias extranjeras (Art. 242 C. P. C.)


Las sentencias extranjeras tienen en Chile la fuerza que le concedan los tratados o el mismo valor que se dé a las sentencias chilenas en el extranjero.

No pudiendo aplicarse estas normas, las sentencias extranjeras tienen la misma fuerza que las sentencias chilenas siempre que se cumplan algunos requisitos.

Esos requisitos se obtienen a través de la gestión preparatoria consistente en que la Corte Suprema constate la sentencia, lo que se conoce con el nombre de exequátur, y que se verá al tratar del cumplimiento de las resoluciones.


g) Notificación del título ejecutivo a los herederos del deudor (Art. 1377 C. Civil)


Los herederos de una persona la representan y suceden en sus derechos y obligaciones.

Por ello, si una persona era deudora de un crédito que conste en un título ejecutivo, puede exigirse su cumplimiento a sus herederos, pero para que ello ocurra, debe notificárseles el título.

El acreedor debe solicitar la notificación a los herederos del deudor y no puede entablar o llevar adelante la ejecución sino pasados ocho días después de la notificación judicial de sus títulos.

Fuente del Texto.

Clic para comentar