Escribe una palabra clave y aprieta enter

Publicado en
Medidas Prejudiciales y Precautorias

1. LAS MEDIDAS PREJUDICIALES


El artículo 273, al igual que lo señala el artículo 253, indica que el juicio ordinario puede iniciarse por demanda o a través de una medida prejudicial.

a) Concepto

Las medidas prejudiciales consisten en ciertas diligencias o actuaciones que pueden practicarse antes de la iniciación del juicio, con el fin de prepararlo o para asegura que el actor no quede frustrado en sus derechos.

b) Campo de aplicación de las medidas prejudiciales

No obstante la ubicación en el Código de esta medidas, por aplicación del artículo 3° del Código las normas de las medidas prejudiciales son aplicables a cualquier tipo de procedimiento.

El Libro II tiene una aplicación subsidiaria y supletoria a los demás procedimientos del Libro III. (Art.3°)

c) Finalidades de estas medidas

1. Obtener datos para la elaboración y redacción de la demanda del juicio que se iniciará. Los cuatro primeros números del artículo 273 están establecidos claramente para este propósito;

2. Procurarse medios de prueba sobre hechos que pueden desaparecer, o rendir medios probatorios que durante el juicio no pueden rendirse. (Arts. 273 N° 5,281, 284 y 286); y

3. Asegurar los resultados del juicio.

De estas finalidades surge la clasificación de las medidas prejudiciales en medidas prejudiciales preparatorias; medidas prejudiciales probatorias y medidas prejudiciales precautorias.

d) Titular de las medidas prejudiciales

La regla general es que puede exigirlas o impetrarlas el que pretende demandar de aquel contra quien se propone dirigir la demanda. (Art. 273 inciso primero)

Por excepción, puede solicitar estas medidas toda persona que fundadamente tema ser demandada, como lo indica el artículo 288. En este caso, dicha persona puede solicitar las medidas de los artículos 273 N° 5,281,284 y 286.

e) Requisitos para solicitar las medidas prejudiciales

Para determinar los requisitos de procedencia debemos distinguir entre las medidas prejudiciales propiamente tales y las medidas prejudiciales precautorias.

1) Medidas prejudiciales propiamente tales: los requisitos para pedirlas se encuentran señalados en el artículo 287; a saber:

(a) Se debe expresar la acción que se pretende deducir; y
(b) Se deben expresar someramente sus fundamentos.

A través de esta última exigencia se debe demostrar al tribunal que realmente se precisa de la medida que se pide.

Estos requisitos son generales, pues, por una parte, son aplicables a toda medida prejudicial y, por la otra, porque también existen requisitos especiales y propios de cada medida prejudicial y que deben concurrir para decretar la medida prejudicial particular.

2) Medidas prejudiciales precautorias: la regla general es que ellas se decretan sin audiencia de la parte contra quien se piden, como lo sostienen los artículos 273 inciso final y 289 del Código.

De este modo, el tribunal la concede o deniega de plano, sin oír a la parte contra quien se piden, y teniendo solo en consideración los antecedentes que se expongan por el solicitante.

Hay que tener presente que de acuerdo al artículo 273 inciso segundo, el reconocimiento jurado de firma el tribunal lo decreta en todo caso.

f) Tribunal competente para conocer de estas medidas

La ley no señala cual es el tribunal competente, pero ante este silencio hay que recurrir al tribunal que sería competente para conocer del juicio.

Se debe tener presente lo establecido en el artículo 178 del Código Orgánico referido a la prórroga de la competencia, pero si la medida se presenta ante un tribunal relativamente incompetente, esta suerte de prórroga de competencia alcanza a la medida y no se extiende al juicio futuro, según la jurisprudencia, porque la prórroga debe producirse respecto del juicio y en el juicio mismo.

g) Tramitación de una medida prejudicial

El artículo 289 señala que el juez puede decretar estas medidas con o sin oír a la parte contra la que se pide, salvo que la ley exija su intervención. La expresión "puede" implica facultad, atribución, quedando al arbitrio del juez si hay audiencia o no de la parte contra quien va dirigida.

Si opta por ordenarla sin audiencia, presentada la petición estudiará los antecedentes y declarará de plano si acepta o no la medida. Una vez decretada la medida, se debe notificar a la contraparte de ella, para que luego sea cumplida. La notificación se hará de acuerdo al artículo 40. (Art.38)

Por el contrario, si opta por pronunciarse con audiencia de la parte a la que afecta, deberá decretar traslado.

El artículo 289 señala "salvo que la ley exija su intervención", con lo que el juez debe oír a la otra parte.


2. MEDIDAS PRECAUTORIAS


A. MEDIDAS PRECAUTORIAS ORDINARIAS


Estas medidas se encuentran contempladas en el Título V del Libro II del Código, entre los artículos 290 al 302.

Son aquellas que puede solicitar el demandante en cualquier estado del juicio, aun cuando no esté contestada la demanda, para asegurar el resultado de la acción.


a) Oportunidad


El Código señala que estas medidas se pueden solicitar "en cualquier estado del juicio".

Ahora bien, debe destacarse, en primer lugar, que el artículo 290 inciso primero del Código permite que estas medidas se pidan aun cuando no esté contestada la demanda, y, en segundo lugar, que ellas pueden solicitarse incluso encontrándose citadas las partes para oír sentencia, lo que es excepcional pues, citadas las partes para oír sentencia, lo normal es que no se acepten escritos un pruebas de ningún tipo.

El inciso primero del artículo 290 señala: "Para asegurar el resultado de la acción, puede el demandante en cualquier estado del juicio, aun cuando no esté contestada la demanda, pedir una o más de las siguientes medidas..."; y el artículo 433 dispone: "Citadas las partes para oír sentencia, no se admitirán escritos ni pruebas de ningún género.

Lo cual se entiende sin perjuicio de lo dispuesto por los artículos 83,84,159 y 290. Los plazos establecidos en los artículos 342 N° 3,346 N° 3 y 347 que hubieren comenzado a correr al tiempo de la citación para oír sentencia, continuarán corriendo sin interrupción y la parte podrá, dentro de ellos, ejercer su derecho de impugnación. De producirse ésta, se tramitará en cuaderno separado y se fallará en la sentencia definitiva, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 431".

b) Sujeto pasivo de las medidas y campo de aplicación


Solo proceden en contra de las personas que han sido demandadas y, eventualmente, contra terceros cuando estos sean responsables de la acción deducida.


c) Medidas precautorias ordinarias contempladas en el Código


Las medidas que contempla el artículo 290 son:

1. El secuestro de la cosa que es objeto de la demanda;
2. El nombramiento de uno o más interventores;
3. La retención de bienes determinados; y
4. La prohibición de celebrar actos o contratos sobre bienes determinados.

d) Requisitos para solicitar estas medidas precautorias


Se debe cumplir con Requisitos Generales y con Requisitos Especiales.

Los requisitos generales son:

(a) El demandante debe acompañar comprobantes que constituyan a lo menos presunción grave del derecho que se reclama. (Art. 298)

Estos comprobantes, consisten en antecedentes que hagan verosímil la necesidad de tales medidas y que ellos expliquen al tribunal las razones que se tiene para invocarlas.

En todo caso, hay que tener presente que en algunas situaciones pueden concederse medidas precautorias sin que se acompañen los comprobantes requeridos por el artículo 298, pero para que puedan otorgarse éstas, se exige que se trate de casos graves y urgentes, cuestión de hecho que queda entregada a criterio del tribunal determinar.

Dada la situación excepcional en la concesión de estas medidas sin acompañar los comprobantes, el legislador señala un plazo de 10 días durante el cual producirá sus efectos y dentro del cual deberán presentarse dichos antecedentes.

Si no se acompañan los antecedentes dentro del plazo señalado, quedan sin efecto, si no se renuevan en la forma prevista en el art.280.

(b) Además, es necesario que el demandante rinda caución para responder de los eventuales perjuicios que pudieran ocasionarse.

(c) Las circunstancias del caso no deben ofrecer seguridad del cumplimiento de la sentencia, si ella es favorable al demandante. (Arts. 291, 293 N° 4 y 301).

(d) La medida debe estar relacionada a bienes determinados y estrictamente necesarios para responder de los resultados del juicio, sea que recaiga sobre los bienes materia del juicio o sea que recaiga sobre otros bienes. (Art. 298)

Los requisitos especiales son aquellos que contempla la ley para cada medida precautoria en particular.


e) Tramitación de la petición de medidas precautorias


Existen variadas interpretaciones respecto de la tramitación de la petición de medidas precautorias basándose, todas, en el artículo 302, el cual se interpreta de forma diversa.

En todo caso, la interpretación que sigue la generalidad de los tribunales consiste en que, frente a la solicitud de medidas precautorias, el tribunal la otorga y confiere traslado, dando la tramitación de un incidente el que se ventila según las reglas generales.

De acuerdo a esta interpretación, los tribunales otorgan y decretan, desde luego, la medida precautoria requerida y dejan planteada la substanciación del respectivo incidente.

En consecuencia, los tribunales resuelven "Traslado y autos, haciéndose entre tanto como se solicita, bajo la responsabilidad del peticionario".

El tribunal la concede de plano, pero le da traslado al mismo tiempo a la persona a quien va a afectar, protegiendo el derecho del actor, porque se la concede desde luego, sin esperar la resolución del incidente que se origina y la notificación de la misma.

A.I. MEDIDAS PREJUDICIALES PRECAUTORIAS


Las medidas precautorias señaladas en el artículo 290 pueden impetrarse como prejudiciales, como lo disponen los artículos 279 y 280.

Estas medidas son prejudiciales en cuanto ellas se interponen antes de la iniciación del juicio, lo preparan, y son precautorias porque tienen como finalidad asegurar el resultado de la acción que se va a interponer posteriormente.

a) Requisitos para interponerlas


Para que pueda decretarse una medida prejudicial precautoria es menester la concurrencia de varios requisitos:

(1) Requisitos generales a toda medida prejudicial, esto es, expresar la acción que se pretende y someramente sus fundamentos; (Art. 287)

(2) Que se acompañen comprobantes que constituyan a lo menos presunción grave del derecho que se reclama. (Art. 248)

(3) Que existan motivos graves y calificados; (Art. 279).

(4) Que se determine el monto de los bienes sobre los que deben recaer esas medidas; y (Art. 279 N° 1)

(5) Que se rinda fianza u otra garantía suficiente a juicio del tribunal para responder de los perjuicios que se originen y multas que se impongan. (Art. 279 N° 2)

Una vez que se decreta por el tribunal una medida prejudicial en carácter de precautoria, el solicitante debe presentar su demanda dentro de los 10 días siguientes, plazo que puede ser ampliado hasta por 30 días habiendo motivo fundado.

Además, se debe pedir que se mantengan las medidas decretadas con el carácter de precautorias. (Art. 280 inciso 1°)

Al solicitante de estas medidas prejudiciales precautorias le pueden afectar ciertas responsabilidades, pues queda responsable de los perjuicios causados y se considerará doloso su procedimiento por el hecho de concurrir algunas de las siguientes circunstancias:

1ª. Si no deduce demanda oportunamente dentro de los 10 días, susceptible de ampliación hasta por 30 días.

2ª. Si no se pide en la demanda que continúen el vigor las medidas precautorias decretadas.

3ª. Cuando el peticionario ha solicitado que estas medidas se mantengan pero el tribunal, al pronunciarse sobre esa petición, no las mantiene. (Art. 280 inciso segundo)

B. MEDIDAS PRECAUTORIAS EXTRAORDINARIAS


A estas medidas alude la parte final del artículo 298 cuando señala que podrá también el tribunal, cuando lo estime necesario y no tratándose de medidas expresamente autorizadas por la ley, exigir caución al actor para responder de los perjuicios que se originen.

Como señalamos, se trata de medidas que no están expresamente señaladas en las leyes y, para decretarlas, el tribunal puede exigir que se rinda caución.

Para decretar estas medidas, también deben cumplirse ciertos requisitos:

(1) Debe cumplirse con la exigencia general y común a toda medida precautoria, es decir, acompañar antecedentes que constituyan a lo menos presunción grave del derecho que se reclama; y
(2) Si el tribunal lo estima, el actor debe rendir caución para responder de los perjuicios que se irroguen.


C. MEDIDAS PRECAUTORIAS ESPECIALES


Son aquellas contempladas en leyes especiales y que el artículo 300 del Código reconoce al disponer: "Estas providencias no excluyen las demás que autorizan las leyes".

A título ejemplar, podemos mencionar al artículo 327 del C. Civil, relativo a los alimentos provisorios; al artículo 654 del C. P. C. referente al nombramiento de administrador proindiviso, y al artículo 598 del C. P. C. que alude al derecho del arrendador para requerir el auxilio de la fuerza pública para evitar que el arrendatario sustraiga sus cosas sin pagar el arriendo.

En el caso de estas precautorias deben cumplirse los requisitos que la ley que las contempla ordene.

Fuente del Texto.

Clic para comentar