Escribe algo y presiona enter

Recurso de Apelación
AVISO AL LECTOR: ENLACE A RECURSO DE APELACIÓN ACTUALIZADO AL 2018.

RECURSO DE APELACION


Es el medio que la ley concede a la parte agraviada por una resolución judicial para obtener del tribunal superior que la enmiende o la revoque reemplazándola por otra.

a) Causales de apelación


El recurso de apelación, como se anotó, no tiene causales específicas determinadas por la ley, sino que, tiene una causal genérica: que la resolución cause agravios.


b) Objeto del recurso de apelación


El artículo 186 del Código señala que el recurso tiene por objeto obtener del tribunal superior respectivo que enmiende, con arreglo a derecho, la resolución del tribunal inferior.

Ahora bien, de lo señalado en este artículo pudiera pensarse que el recurso solo tiene por objeto obtener la "enmienda" de una resolución, es decir, su modificación o corrección.

Sin embargo, del estudio de la historia de la ley, aparece que, por medio del recurso, también puede obtenerse el reemplazo íntegro del fallo por otro.

c) Renuncia del derecho a apelar


Las partes pueden renunciar el recurso de apelación con lo cual otorgan al tribunal de primera instancia atribuciones para fallar en única instancia un asunto.

El Código no trata expresamente la renuncia al recurso, pero, ella se desprende del artículo 7 inciso 2° del Código de Procedimiento Civil, relativo a las facultades especiales del mandato judicial.
La renuncia del recurso puede ser expresa o tácita. Es expresa, cuando, antes o después de la notificación de la resolución, la parte manifiesta que su voluntad de no interponer el recurso. Es tácita, cuando se deja transcurrir el plazo que señala la ley para deducir el recurso.


d) Resoluciones apelables


1°. Las sentencias definitivas y las interlocutorias de primera instancia, salvo que la ley deniegue expresamente el recurso. (Art. 187)

Las sentencias definitivas y las interlocutorias se encuentran definidas en el artículo 158 del Código.
Empero, si bien constituye la regla general que dichas resoluciones sean apelables, ellas mismas no lo son cuando la ley deniega expresamente el recurso. Y la ley niega expresamente el recurso: (a) en atención a la cuantía del asunto y (b) en atención al principio de la celeridad de los juicios:

(a) En atención a la cuantía: una resolución no es apelable no porque se estime que por su cuantía sea menos importante, sino que, para evitar que el objeto del juicio sea absorbido por los gastos de un juicio prolongado.

Para determinar que causas se conocen en única instancia, es decir, en que no procede la apelación, es preciso ver las normas del Código Orgánico de Tribunales.

(b) En atención al principio de celeridad de los juicios: en estos casos la ley elimina el recurso en atención a la pronta administración de justicia, pues la utilidad del recurso no es tanta como para sacrificar el principio de la celeridad de los juicios.

De este modo, existen numerosos artículos que señalan que determinadas resoluciones no son apelables: 31 inciso final; 49 inciso 2°; 60 inciso final, etc.

2. Los autos y los decretos, siempre que alteren la substanciación regular del juicio o que recaigan sobre trámites que no están expresamente ordenados por la ley. (Art. 188)

De lo dicho, la regla general es que los autos y los decretos no sean apelables y que, por excepción, lo sean, en los casos señalados.

Un ejemplo de un auto o decreto que altere la substanciación regular del juicio, sería el caso que el tribunal, en lugar de dar traslado de la demanda, ordenara recibir la causa a prueba.

Y de un auto o decreto que recaiga en un trámite no expresamente ordenado por la ley, sería aquel que diera traslado para duplicar en un procedimiento sumario, el cual no consagra ese trámite.

Por último, la apelación de los autos y decretos se rige, también, por las siguientes normas:

1ª. La apelación de los autos y decretos solo se admite en carácter de subsidiaria del recurso de reposición y para el caso que éste sea denegado (Art. 188); y

2ª. Existen disposiciones especiales que regulan los casos en que la aplicación de las normas anteriores, sobre procedencia o no de la apelación de los autos y decretos, dan lugar a dudas y, por ende, la ley indica, expresamente, si la resolución es o no apelable. Ejemplo: artículo 326.


e) Normas sobre la interposición del recurso


1) Tribunal ante el cual se interpone: el recurso se interpone ante el tribunal que dictó la resolución en contra de la cual se recurre;

2) Tribunal para ante quien se interpone: el recurso se interpone para ante el tribunal superior jerárquico del que dictó la resolución, el cual lo conocerá y resolverá.

3) Personas que pueden interponer el recurso: para estar facultado para interponer el recurso se requieren dos condiciones: (1) Ser parte en el juicio; y (2) Ser agraviado con la resolución.

(1) Parte: esta expresión comprende tanto a las partes directas como a las indirectas, esto es, a los terceros. Pueden, asimismo, interponerse tantas apelaciones cuantas sean las partes del juicio;

(2) Agraviado: se entiende que la resolución causa agravio, cuando ella ha negado lugar en todo o parte la solicitud de la parte que va a interponer el recurso, de manera que puede apelarse de toda la resolución o de una parte de la misma.

En consecuencia, puede apelar de una resolución no solamente la parte vencida, sino que, también la parte vencedora cuando no obtiene todo lo pedido.

4) Plazo para apelar: al respecto, es preciso distinguir si se trata de una sentencia definitiva o de otra resolución. (Art. 189)

Sentencias definitivas: debe interponerse en el plazo de 10 días contados desde la notificación a la parte que entabla el recurso.

Demás resoluciones apelables: dentro del plazo de 5 días contado de la misma manera.

Ahora bien, el plazo para apelar presenta las siguientes características es fatal; es individual, pues corre separadamente para cada parte desde el momento de su respectiva notificación (Arts. 65 y 189); es improrrogable, pues la ley no admite su prórroga; es un plazo de días, por lo que se suspende durante los feriados, salvo que el tribunal, por motivos fundados, haya dispuesto expresamente lo contrario (Art. 66); y es un plazo que no admite suspensión, ni por la interposición de reposición ni de aclaración, rectificación o enmienda. (Art. 190)

Excepción: el plazo para apelar se suspende cuando fallece una de las partes que obraba por sí misma en el juicio. En este caso, los herederos de la parte fallecida pueden interponer la apelación que proceda dentro de un plazo igual al de emplazamiento para contestar demandas contado desde que se ha puesto en su conocimiento el estado del proceso. (Art. 5)

5) Formas de interponer el recurso: el recurso de apelación puede interponerse por escrito o verbalmente.

a) Apelación por escrito

1°. Debe contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se funda;

2°. Debe señalar las peticiones concretas que se formulan;

3°. En aquellos casos en que la apelación se interponga con el carácter de subsidiaria de la solicitud de reposición, no es necesario fundamentarla ni formular peticiones concretas, siempre que el recurso de reposición cumpla con ambas exigencias. (Art. 189 incisos 1° y 3°)

b) Apelación verbal

En los procedimientos o actuaciones para las cuales la ley establezca la oralidad, se puede apelar en forma verbal siempre que someramente se señalen los fundamentos de hecho y de derecho del recurso y se formulen peticiones concretas, de todo lo cual deberá dejarse constancia en el acta respectiva. (Art. 189 inciso 3°)

c) Normas Especiales

Las normas señaladas precedentemente no se aplican en aquellos procedimientos en que las partes, sin tener la calidad de letrados, litiguen personalmente y la ley faculte la interposición verbal del recurso de apelación.

En estos casos, el plazo para apelar es siempre de 5 días fatales, salvo disposición especial en contrario. (Art. 189 inciso final)

f) Efectos de la apelación


El recurso de apelación puede producir dos efectos, que se denominan devolutivo y suspensivo, siendo, el devolutivo, de la esencia, y el suspensivo, de la naturaleza de la apelación y, por ende, el primero jamás puede faltar.

Ahora bien, la apelación no produce sus efectos por el solo hecho de su interposición, sino, en virtud de la resolución del tribunal inferior que la concede. Es a éste tribunal a quién corresponde resolver y declarar si admite el recurso en ambos efectos o en el solo efecto devolutivo.

1) El Efecto Devolutivo: es aquel que otorga competencia al tribunal superior para que conozca del recurso de apelación y enmiende, confirme o revoque el fallo del tribunal inferior.

Este efecto es de la esencia de la apelación y no puede faltar y sin él, el tribunal superior no podría conocer de un recurso de apelación.

1.1) Extensión del efecto devolutivo

Por el efecto devolutivo, no se faculta al tribunal superior para conocer del asunto con entera libertad y con la misma amplitud con que lo conoció el tribunal inferior.

En efecto, y coincidiendo con lo dicho sobre la función de la apelación al estudiar sus fundamentos, señalemos que las facultades del tribunal superior se encuentran limitadas de la siguiente forma:

1ª. Primera limitación: por regla general, el tribunal superior no puede entrar a conocer de otros asuntos que los conocidos y fallados en primera instancia.

Esto es así, pues en segunda instancia no se pueden interponer demandas nuevas.

Excepciones a las limitaciones del tribunal superior:

a) El tribunal de segunda instancia puede fallar las cuestiones ventiladas en primera instancia y sobre las cuales no se haya pronunciado la sentencia apelada por ser incompatible con lo resuelto en ella, sin que se requiera un nuevo pronunciamiento del tribunal inferior, pero, a solicitud de parte. (Arts. 10 C. O. T. y 208 C. P. C.)

Debe haber petición de parte en virtud del principio de pasividad de los tribunales.

Ejemplo: en primera instancia, se alega la nulidad de una obligación y su pago y el tribunal acoge la nulidad y no se pronuncia sobre el pago. El tribunal de segunda instancia, puede rechazar la nulidad y pronunciarse sobre el pago, sin remitir el expediente a primera instancia para que éste se pronuncie sobre el pago.

b) El tribunal de segunda instancia puede fallar de oficio las cuestiones que la ley lo faculta para resolver en tal carácter, aunque las partes no las hayan sometido a juicio en primera instancia y el fallo apelado tampoco las contenga. (Art. 209). Ejemplo: puede declarar de oficio la nulidad absoluta cuando aparece de manifiesto en el acto o contrato. (Art. 1683 C. Civil)

Insistimos que para que el tribunal de segunda instancia pueda actuar, se requiere de una ley que lo faculte expresamente para ello, de acuerdo al principio de pasividad de los tribunales.

Por último, si respecto de las declaraciones que el tribunal puede hacer de oficio, se establece la incompetencia del tribunal, puede apelarse de esa resolución para ante el tribunal superior, salvo que esa declaración sea hecha por la Corte Suprema. (Art. 209 inciso 2°)

2ª. Segunda limitación: el tribunal superior solo tiene facultades para conocer de los puntos comprendidos en la apelación.

Al respecto, no existe norma expresa que así lo señale, sino que, ello ha sido determinado por la jurisprudencia y los tratadistas en aplicación del artículo 189 del Código que exige que el escrito de apelación contenga peticiones concretas.

3ª. Tercera limitación: la apelación interpuesta por una de las partes no aprovecha a la otra.
Esta limitación proviene del principio de pasividad de los tribunales y por cuanto es la parte que se siente agraviada la que debe apelar. Si no lo hace, la Corte no puede actuar de oficio.

Excepcionalmente, si hay pluralidad de partes y existe entre ellas un vínculo de solidaridad o de indivisibilidad, el fallo aprovecha a las otras partes.

2) El Efecto Suspensivo: es aquel en virtud del cual se suspende la competencia del tribunal inferior para seguir conociendo de la causa. (Art. 191 inciso 1°)

Por lo anterior, concedida una apelación en el efecto suspensivo, el tribunal inferior pierde su competencia hasta que el tribunal superior confirme, modifique o revoque la resolución impugnada.

La razón de ello, dice relación con el objeto de la apelación, pues si ésta pretende subsanar una injusticia, es natural que se suspendan los efectos de ella hasta que el tribunal superior revise la sentencia.

2.1) Extensión del efecto suspensivo

La regla general consiste en que el tribunal inferior pierde competencia para seguir conociendo del asunto, pero, hay excepciones:

1ª. El tribunal inferior puede conocer de todos los asuntos en que por disposición expresa de la ley conserve competencia. (Art. 191 inciso 2°)

Ejemplo: Puede resolver el número de peritos para un asunto. (Art. 414 inciso 3°)

2ª. El tribunal inferior puede conocer acerca de todas las gestiones a que dé origen la interposición del recurso hasta que se eleven los autos al tribunal superior y en las que se hagan valer para declarar desierta o prescrita la apelación antes de la remisión del expediente. (Art. 191 inciso 2°)

g) Formas de conceder el recurso


En relación con los efectos que la apelación produce, el recurso puede concederse de dos formas:

1) En el solo efecto devolutivo; y

2) En ambos efectos, esto es, suspensivo y devolutivo.

Es imposible concederlo solo en el efecto suspensivo, pues, como se dijo, el efecto devolutivo es de la esencia de la apelación.

Regla General: esta consiste en que la apelación se conceda en ambos efectos. (Art. 195)

Y, aún más, la resolución del juez inferior que concede el recurso sin limitar sus efectos, la ley entiende que comprende tanto el devolutivo como el suspensivo. (Art. 193). Ejemplo: concédese y elévense.


h) Concesión del recurso en el solo efecto devolutivo


Antes de analizar los casos en que la apelación se concede en el solo efecto devolutivo, es preciso realizar las siguientes advertencias:

1°. No existen otros casos de concesión de la apelación en el solo efecto devolutivo que aquellos que señala expresamente el artículo 194 del Código; y

2°. Aun tratándose de los casos aludidos en el artículo 194, una apelación puede concederse en ambos efectos si una ley expresamente así lo ordena, pues ese mismo artículo, señala que "sin perjuicio de las excepciones expresamente establecidas en la ley" la apelación debe concederse en el solo efecto devolutivo. Es decir, puede existir alguna norma especial que ordene conceder una apelación en ambos efectos a pesar de tratarse de un caso de los contemplados en el artículo 194.

h. 1. Casos del artículo 194

La apelación se concede en el solo efecto devolutivo en los siguientes casos:

1) De las resoluciones dictadas contra el demandado en los juicios ejecutivos y sumarios;

2) De los autos, decretos y sentencias interlocutorias;

3) De las resoluciones pronunciadas en el incidente sobre ejecución de una sentencia firme, definitiva o interlocutoria;

4) De las resoluciones que ordenen alzar medidas precautorias; y

5) De todas las demás resoluciones que por disposición de la ley solo admitan apelación en el efecto devolutivo. Ejemplos: artículos 100, 319, 326, 366, 550, etc.

h. 2. Competencia del tribunal inferior concedida una apelación en el solo efecto devolutivo

Cuando una apelación es concedida en el solo efecto devolutivo, como no se suspende la competencia del tribunal inferior, existen dos tribunales que quedan con competencia para conocer de la causa: el tribunal superior y el tribunal inferior.

El tribunal inferior sigue conociendo de la causa hasta su terminación, incluida la ejecución de la sentencia definitiva. (Art. 192)

Excepción: la competencia del inferior puede suspenderse, si el tribunal superior decreta orden de no innovar cuando comparece al tribunal a seguir con el recurso. (Art. 192 inciso 2°)

La sentencia definitiva dictada en este caso, es de aquellas que se conocen con el nombre de sentencias que causan ejecutoria, esto es, que pueden cumplirse no obstante existir recursos pendientes en su contra.

Ahora bien, todo lo actuado por el juez inferior, pendiente la apelación, está subordinado en su validez y consecuencias a lo que resuelva el tribunal superior. Si falla confirmando la sentencia apelada, lo actuado por el inferior queda a firme. Si revoca o modifica la sentencia de primera instancia, las cosas deben retrotraerse total o parcialmente al estado que tenían antes de la dictación del fallo.

Por ello, queda a criterio del apelado solicitar o no la ejecución de la sentencia.

h. 3. Como el tribunal superior conoce de la apelación

Como existen dos tribunales con competencia para conocer del proceso y existe un solo expediente, la ley dispone que cuando se concede apelación en el solo efecto devolutivo, el tribunal debe determinar las piezas del expediente que deben compulsarse o fotocopiarse para continuar conociendo del proceso, si se trata de sentencia definitiva, o que deben enviarse al tribunal superior para la resolución del recurso, en los demás casos.

Esto es, si la resolución apelada es una sentencia definitiva, se manda el expediente original al tribunal superior y el tribunal inferior queda con las fotocopias o compulsas para seguir conociendo del mismo.

Si, en cambio, la resolución apelada no es una sentencia definitiva, se envían al superior las fotocopias o compulsas.

Las compulsas son copias mecanografiadas del expediente.

i) Carga procesal del apelante


El apelante, dentro de los 5 días siguientes a la fecha de notificación de la resolución que concede la apelación en el solo efecto devolutivo, debe depositar en la secretaría del tribunal la cantidad de dinero que el secretario estime necesaria para cubrir el valor de las fotocopias o de las compulsas respectivas.

Si el apelante no da cumplimiento a esta carga procesal se declara la deserción del recurso.

El secretario debe dejar constancia de esta circunstancia en el proceso, señalando la fecha y el monto del depósito.

Por último, solo se remitirán compulsas en el caso que exista imposibilidad para sacar fotocopias en el lugar de asiento del tribunal, lo que también certificará el secretario. (Art. 197)

j) Tramitación del recurso de apelación


En lo referente a la tramitación del recurso de apelación, es preciso distinguir respecto de la tramitación en primera instancia y de la tramitación en segunda instancia.

j. 1. Tramitación en primera instancia

1°. Concesión del recurso

Interpuesto el recurso ante el tribunal inferior, éste debe dictar una resolución concediéndolo o denegándolo, es decir, admitiéndolo o no a tramitación, y ello, depende de:

a) Si la resolución en contra de la cual se recurre es susceptible o no de apelación;

b) Si el recurso se ha interpuesto o no dentro del plazo legal; y

c) Si el recurso tiene o no fundamentos de hecho y de derecho y peticiones concretas.

El examen que hace el tribunal es meramente formal y no entra a analizar el fondo de lo planteado, lo que será de conocimiento del tribunal superior.

Si la apelación se ha interpuesto fuera de plazo o respecto de una resolución inapelable o no es fundada o no contiene peticiones concretas, el tribunal debe declararla inadmisible de oficio, sin perjuicio que la parte apelada pueda solicitarlo verbalmente o por escrito.

La resolución que dicte el tribunal es susceptible de reposición dentro de 3° día. (Art. 201)

La norma señalada es excepcional por: (a) el tribunal puede actuar de oficio y la norma general es que lo haga a petición de parte (Art. 10 C. O. T.); (b) la solicitud puede ser verbal y la regla general es que las actuaciones sean escritas; y (c) procede la reposición en contra de una sentencia interlocutoria en el plazo de 3 días y la regla general es que las interlocutorias no son susceptibles de reposición y ésta tiene el plazo de 5 días.

2°. Notificación de la resolución

La resolución que dicte el tribunal concediendo o denegando el recurso debe notificarse por el estado diario. (Art. 50)

La notificación de la resolución del tribunal inferior que concedió el recurso y el transcurso del plazo que tienen las partes para comparecer ante el tribunal superior, constituye el emplazamiento de segunda instancia, trámite que es esencial y cuya omisión da lugar al recurso de casación en la forma.

3°. Remisión del proceso a segunda instancia

La remisión del proceso al tribunal superior debe hacerse al día siguiente al de la última notificación, pero cuando deben sacarse fotocopias o compulsas, el tribunal puede ampliar el plazo por todos los días que sean necesarios atendida la extensión de las compulsas o fotocopias. (Art. 198)

Recordamos, en esta parte, lo dicho respecto a lo que debe remitirse al tribunal superior cuando la apelación se concede en el solo efecto devolutivo.

j. 2. Tramitación en segunda instancia

1°. Certificado del Secretario

Llegado el expediente al tribunal superior, el secretario debe certificar en el expediente la fecha de ingreso y la causa se anota en el Libro de Ingresos.

El certificado tiene gran importancia pues desde la fecha de él se cuenta el plazo para comparecer en segunda instancia. (Art. 200)

2°. Comparecencia de las partes

Las partes tienen un plazo para comparecer ante el tribunal superior a seguir el recurso interpuesto, contado desde que se reciban los autos en la secretaría del tribunal de segunda instancia. (Art. 200)
Cuando los autos se remitan desde un tribunal de primera instancia que funcione fuera de la comuna en que reside el tribunal de alzada, el plazo se aumenta en la misma forma que el emplazamiento para contestar las demandas, de acuerdo a los artículos 258 y 259 del Código.

En conclusión, los plazos para comparecer son los siguientes:

I. Si el tribunal inferior funciona dentro de la comuna en que reside el tribunal superior: 5 días;

II. Si el tribunal inferior funciona fuera de la comuna en que reside el superior pero en el territorio jurisdiccional del superior: 8 días; y

III. Si el tribunal inferior funciona fuera del territorio jurisdiccional del tribunal superior: 8 días más lo que señale la tabla de emplazamiento.

Sobre estos plazos es preciso efectuar los siguientes comentarios:

1°. El plazo para comparecer es siempre igual para los apelantes y para los apelados; y

2°. El plazo se cuenta desde que se haya certificado en el expediente la recepción del proceso en segunda instancia, en circunstancias que la regla general consiste en que los plazos se cuentan desde la notificación de la resolución respectiva.

Formalidades de la comparecencia

Ante las Cortes de Apelaciones se puede comparecer personalmente o representada la parte por abogado o procurador del número. (Art. 398 C. O. T.)

Consecuencias de la no comparecencia

a) Si no comparece el apelante: el tribunal declara la deserción del recurso, previa certificación de oficio o a petición, verbal o escrita, de parte y, por ende, devuelve los autos a primera instancia para el cumplimiento de la sentencia. (Art. 201)

La institución de la deserción de la apelación se analizará más adelante al tratar de los modos anormales de término de la misma.

b) Si no comparece el apelado: en este caso el recurso se sigue en su rebeldía por el solo ministerio de la ley sin necesidad de notificarle las resoluciones que se dicten las cuales producen efecto a su respecto desde que se dicten, sin perjuicio de que el apelado rebelde comparezca en cualquier estado del recurso representado por un procurador del número o por abogado habilitado. (Arts. 202 C. P. C. y 398 C. O. T.)

3°. Declaración de admisibilidad o inadmisibilidad del recurso

El tribunal superior examina si el recurso es o no admisible, lo que no implica analizar el fondo, sino que, los aspectos formales ya vistos. (Art. 213)

El examen lo realiza el tribunal en cuenta y de él pueden producirse tres situaciones:

1) Si encuentra mérito para declararlo inadmisible o extemporáneo: lo decidirá así y devuelve los autos al tribunal inferior. La resolución es susceptible de reposición dentro de 3° día (Arts. 201 y 213);

2) Si el tribunal tiene dudas acerca de la admisibilidad del recurso; ordena traer los autos en relación sobre ese punto. (Art. 213); y

3) Si concluye que el recurso se ha interpuesto dentro de plazo y cumple los requisitos legales: dicta la resolución correspondiente.

Resolución que se dicta para conocer del recurso

Como se estudió anteriormente, las Cortes de Apelaciones conocen de los asuntos en cuenta o en relación.

Asuntos que se conocen en cuenta

La apelación de toda resolución que no sea sentencia definitiva se ve en cuenta, para lo cual, el presidente de la corte, ordena dar cuenta y procede a distribuir, mediante sorteo, la causa entre las distintas salas en que funcione el tribunal.

Las Cortes deben establecer horas de funcionamiento adicional para el conocimiento y fallo de las apelaciones que se ven en cuenta.

Excepción: las apelaciones de esas resoluciones se ven en relación cuando cualquiera de las partes, dentro del plazo para comparecer en segunda instancia, solicite alegatos. (Art. 199)

Una vez vencido el plazo para comparecer y solicitar alegatos, si se hubieren solicitado, el tribunal ordena traer los autos en relación. De lo contrario, el Presidente ordena dar cuenta en la forma señalada.

Ahora bien, en la práctica, las Cortes de Apelaciones usan dos sistemas, a saber:

1) Esperan que transcurra el plazo para comparecer y pedir alegatos para analizar la admisibilidad o inadmisibilidad del recurso y dictar la resolución dese cuenta o en relación.

Si ha comparecido el apelante pero no ha pedido alegatos, el tribunal, analizada la admisibilidad, pasa los autos al Presidente de la Corte el que ordena dar cuenta.

Recordemos que si el apelante no ha comparecido se declara la deserción del recurso.

2) Ingresado el expediente, analizan la admisibilidad, y si estiman admisible el recurso, pasan los autos al Presidente de la Corte el que ordena dar cuenta. Si posteriormente, y dentro de plazo, comparece el apelante y solicita alegatos, ordenan traer los autos en relación.

Asuntos que se conocen en relación

Se conocen en relación o previa vista de la causa:

1) La apelación de las sentencias definitivas; 

2) La apelación de las demás resoluciones que son susceptibles de apelación, cuando en el plazo para comparecer en segunda instancia, cualquiera de las partes ha pedido alegatos; y

3) La inadmisibilidad o la extemporaneidad del recurso de apelación, cuando el tribunal no lo haya declarado así desde luego. (Art. 213 inciso 2°)

4°. Notificación de las resoluciones en segunda instancia

Las reglas generales en materia de notificaciones de las resoluciones judiciales tienen excepciones cuando éstas son dictadas en segunda instancia.

En efecto, en segunda instancia rigen las siguientes normas:

a) Las resoluciones se notifican por el estado diario. (Art. 221)

Excepciones:

(1) La primera notificación que se practique en segunda instancia, debe ser personal (Art. 221);

(2) La resolución que declara la deserción por la no comparecencia del apelante produce sus efectos respecto de él desde que se ha dictado y sin necesidad de notificación (Arts. 221 y 201); y

(3) Cuando no ha comparecido en segunda instancia el apelado, no es necesario notificarle las resoluciones que se dicten, las cuales producen sus efectos respecto de él desde que se pronuncien. (Arts. 221 y 202)

b) El tribunal puede ordenar que la notificación se haga por otro de los medios establecidos en la ley cuando lo estime conveniente (Art. 221 inciso 2°); y

c) Rige la notificación tácita, es decir, aun cuando no se haya verificado notificación alguna o se haya efectuado en otra forma que la legal, se tiene por notificada una resolución desde que la parte a quién afecte haga en el juicio cualquier gestión que suponga conocimiento de dicha resolución, sin haber reclamado antes la falta o la nulidad de la notificación. Igualmente, la parte que ha solicitado la nulidad de una notificación, por el solo ministerio de la ley, se tiene por notificada de la resolución cuya notificación fue declarada nula, desde que se le notifique la sentencia que declara tal nulidad. (Art. 55)

5°. Forma de conocer de los asuntos por las Cortes de Apelaciones

Como ya se ha señalado, las Cortes de Apelaciones conocen los asuntos en cuenta o en relación.
El que una Corte conozca de un asunto en cuenta, significa que ella toma conocimiento del recurso con la sola exposición que efectúe el relator y sin ningún otro trámite que los indicados para proceder a la cuenta.

En cambio, cuando la causa es conocida en relación, implica que habrá vista de la misma. 


Vista de la causa


La vista de la causa es el conjunto de actuaciones y trámites que la ley ordena para que un tribunal quede habilitado para conocer de un asunto y resolverlo.

Para proceder a la vista de la causa es preciso que se hayan cumplido, previamente, una serie de trámites que son los siguientes: (a) Notificación del decreto en relación; (b) Fijación de la causa en tabla; (c) Anuncio de la causa; (d) Relación; y (e) Alegatos.

(a) Notificación del decreto que ordena traer los autos en relación


Como ya se dijo, si ésta es la primera resolución debe notificarse personalmente, pero si ha habido otra notificación anterior, se notifica por el estado diario. (Art. 221 C. P. C.)


(b) Fijación de la causa en tabla


Sobre el particular, rigen las normas de los artículos 69 a 71 del Código Orgánico de Tribunales y 163 y 164 del Código de Procedimiento Civil y que, básicamente, son las siguientes:

En las Cortes de Apelaciones que consten de más de una sala se formarán tantas tablas cuantas sea el número de salas y se distribuirán entre ellas por sorteo, en audiencia pública.

En las tablas deberá designarse un día de la semana para conocer las causas criminales y otro día distinto para conocer las causas de familia, sin perjuicio de la preferencia que la ley o el tribunal les acuerden.

Sin embargo, los recursos de amparo y las apelaciones relativas a la libertad de los imputados u otras medidas cautelares personales en su contra serán de competencia de la sala que haya conocido por primera vez del recurso o de la apelación, o que hubiere sido designada para tal efecto, aunque no hubiere entrado a conocerlos.

En aquellos casos en que una Corte de Apelaciones haya concedido orden de no innovar, cuando la apelación se ha concedido en el solo efecto devolutivo, queda radicado el conocimiento de la apelación respectiva en la sala que la concedió y el recurso gozará de preferencia para figurar en tabla y en su vista y fallo. (Art. 192 inciso 3° C. P. C.) Estas causas se conocen como "radicadas".

En consecuencia, y de acuerdo a lo expuesto, una tabla puede contener causas agregadas, causas radicadas y causas de la tabla ordinaria, que es aquella que se forma semanalmente.

(c) Anuncio de la causa


La tabla se debe fijar en un lugar visible y, antes de que comience a tratarse cada asunto, se anunciará por el tribunal, haciendo colocar al efecto en lugar conveniente el respectivo número de orden, el cual se mantendrá fijo hasta que se pase a otro asunto. (Art. 163 inciso 2° C. P. C.)

Todos estos trámites son declarados esenciales por la ley y el incumplimiento de las normas respectivas hace procedente el recurso de casación en la forma, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 768 N° 9 del Código de Procedimiento Civil en relación con su artículo 800 N° 4. Posteriormente, encontramos los trámites de la relación y los alegatos, los cuales constituyen la vista de la causa propiamente tal.

Ahora bien, el artículo 164 del Código de Procedimiento Civil, dispone que las causas se verán en el día señalado, lo que admite las siguientes excepciones:

(1) Si concluida la hora de audiencia, queda pendiente alguna causa y no se acuerda prorrogar el acto de la vista, se continuará en los días hábiles inmediatos hasta su terminación, sin necesidad de ponerla nuevamente en tabla. (Art. 164 C. P. C.)

De este modo, puede ser que en el día indicado para la vista solamente se alcance a escuchar la relación de la causa, por lo que los alegatos deberán realizarse posteriormente.

(2) El día designado para la vista de una causa puede suspenderse o retardarse dentro del mismo día.

Las causales de suspensión las trata el artículo 165 del Código de Procedimiento Civil, siendo las más comunes, la primera causal, esto es, por impedirlo el examen de las causas colocadas en lugar preferente o la continuación de la vista de otro pleito pendiente del día anterior, pues resulta obvio que en un día no se verán todas las causas que contiene la tabla; y la causal del N° 5, es decir, por solicitarlo alguna de las partes o pedirlo de común acuerdo los procuradores o los abogados de ellas.

La suspensión debe solicitarse por escrito y éste deberá ser presentado hasta las doce horas del día hábil anterior a la audiencia correspondiente y, si se presenta después, se rechaza de plano.

La sola presentación del escrito extingue el derecho a la suspensión aun si la causa no se ve por cualquier otro motivo. Esta norma implica que si, por ejemplo, una parte suspende una causa que se encuentra en el 5° lugar de la tabla, pero la sala solamente vio hasta la causa N° 2, por falta de tiempo, no podrá ejercerse el derecho a suspender la vista de la causa nuevamente, o sea, la suspensión presentada no tuvo la utilidad que se deseaba, pues la causa no se vio por otro motivo.

Por otra parte, para suspender la vista de una causa se debe pagar un impuesto especial de media unidad tributaria mensual, en la Corte Suprema, y de un cuarto de unidad tributaria mensual para las Cortes de Apelaciones, el cual se paga en estampillas de impuesto fiscal que se pegarán al escrito respectivo. (Art. 165 C. P. C.)

Ahora bien, señalamos que el día de la vista de la causa ella puede no verse por encontrarse suspendida por cuanto se retarda su vista.

El que se retarde la vista de la causa, ocurre cuando alguno de los abogados tenga otra vista o comparecencia ante otro tribunal, evento en el que el presidente de la sala puede conceder la suspensión por una sola vez o simplemente retardar la vista, atendidas las circunstancias. En el caso que un abogado tenga dos o más vistas en el mismo día y ante el mismo tribunal, en salas distintas, preferirá el amparo, luego la protección y enseguida la causa que se anuncie primero, retardándose o suspendiéndose las demás, según las circunstancias. (Art. 165 N° 6 C. P. C.)

Cabe advertir, en esta parte, que el derecho a suspender la vista de mía causa admite excepciones, y, por ende, no procede la suspensión, como por ejemplo, no procede la suspensión respecto del recurso de amparo. (Art. 165 N° 5 inciso final C. P. C.)

(3) Las causas que se ordene tramitar, las suspendidas y las que por cualquier motivo no hayan de verse, serán anunciadas en la tabla antes de comenzar la relación de las demás. Asimismo, en esa oportunidad deberán señalarse aquellas causas que no se verán durante la audiencia por falta de tiempo, prorrogándose la audiencia, si fuere necesario, hasta ver la última de las causas que resten en la tabla. (Art. 222 inciso 2° C. P. C.)

Una vez cumplidos los trámites anteriores, se procede a la vista de la causa propiamente tal, la que se compone de la relación y los alegatos.

(d) Relación


Es la exposición razonada y metódica que hace el relator o el secretario de todos los antecedentes del proceso y mediante la cual el tribunal colegiado toma conocimiento del asunto sometido a su decisión.

El artículo 161 inciso 2° del Código de Procedimiento Civil señala: "Los tribunales colegiados tomarán conocimiento del proceso por medio del relator o del secretario, sin perjuicio del examen que los miembros del tribunal crean necesario hacer por sí mismos"; y el artículo 383 del Código Orgánico de Tribunales preceptúa: "En las Cortes de Apelaciones que consten de una sala, los secretarios estarán obligados a hacer la relación de la tabla ordinaria durante los días de la semana que acuerde el tribunal."

Por su parte, el inciso 1° del artículo 223 del Código de Procedimiento Civil, dispone que la vista de la causa se iniciara con la relación, la que se efectúa en presencia de los abogados de las partes que hayan asistido y se hubieren anunciado para alegar. No se permitirá el ingreso a la sala de los abogados una vez comenzada la relación. Los ministros pueden, durante la relación, formular preguntas o hacer observaciones al relator, las que en caso alguno podrán ser consideradas como causales de inhabilidad. 

Los relatores, por otra parte, deben dar cuenta a la Corte de todo vicio u omisión substancial que notaren en los procesos; de los abusos que pudieren dar mérito para que la Corte ejerza sus facultades disciplinarias y de todas aquellas faltas o abusos que las leyes castigan con multas determinadas, en conformidad con el artículo 373 del Código Orgánico de Tribunales, y con arreglo al artículo 222 inciso 1° del Código de Procedimiento Civil, en cumplimiento a la primera norma citada, deben dar cuenta de los vicios y omisiones que hayan notado en las causas del día a fin de que el tribunal resuelva si ha de llenarse previamente algún trámite.

En conformidad con el artículo 374 del Código Orgánico de Tribunales, las relaciones deberán hacerse de manera tal que la Corte quede enteramente instruida del asunto actualmente sometido a su conocimiento, dando fielmente razón de todos los documentos y circunstancias que puedan contribuir a aquel objeto, por parte de los relatores o secretarios, en su caso.

(e) Alegatos


Son las exposiciones orales que hacen los abogados de las partes acerca de las cuestiones de hecho y de derecho sometidas a la decisión del tribunal.

El inciso segundo del artículo 223 del Código de Procedimiento Civil indica que "Concluida la relación, se procederá a escuchar, en audiencia pública, los alegatos de los abogados que se hubieren anunciado."

Con los alegatos, termina la vista de la causa quedando cerrado el debate y la causa en estado de dictarse resolución. (Art. 227 inciso 1° C. P. C.)

Medidas para mejor resolver

Una vez vista la causa, se puede decretar alguna de las medidas para mejor resolver del artículo 159 del C. P. C. y no por ello dejarán de intervenir en la decisión del asunto los mismos miembros del tribunal que asistieron a la vista en que se ordenó la diligencia. (Art. 227 inciso 2° C. P. C.)

k). La Adhesión a la apelación


Adherirse a la apelación es pedir la reforma de la sentencia apelada en la parte en que la estima gravosa el apelado. (Art. 216 C. P. C.)

1. Fundamentos: obtenida, en primera instancia, una resolución que no es enteramente favorable para alguna de las partes puede que ésta, con la finalidad de terminar el asunto, se conforme con ella y no apele. Sin embargo, su propósito puede desvirtuarse si la otra parte interpone recurso de apelación en aquella parte en que la resolución le fue agraviante, en cuyo caso, aquel que no había obtenido íntegramente, al verse arrastrado a la segunda instancia, puede adherirse a la apelación a fin de obtener un mejor resultado en segunda instancia.

2. Requisitos para adherirse a la apelación 

(a) Que una de las partes haya interpuesto recurso de apelación y ésta se encuentre pendiente

La adhesión no es admisible desde el momento en que el apelante haya presentado escrito para desistirse de la apelación y por ello en las solicitudes de adhesión y de desistimiento se anotará por el secretario del tribunal la hora en que se entreguen. (Art. 217 incisos 2° y 3° C. P. C.)

Ahora bien, si la apelación ha expirado por cualquier otra causa, no es procedente adherirse a la apelación. Así, si al momento de adherirse a la apelación ésta ha sido declarada desierta o prescrita, no procederá adherirse, pues la apelación no estará pendiente.

(b) Que la sentencia de primera instancia causa agravios al apelado, es decir, le perjudique en cualquiera de sus partes

3. Personas que pueden adherirse a la apelación
Solamente puede adherirse a la apelación la parte que no apeló de la resolución de primera instancia.
Si ambas partes apelaron, tienen el carácter de apeladas respecto de la otra, por lo que pueden adherirse a la apelación de la otra parte.

4. Oportunidad para adherirse a la apelación

En primera instancia: antes de elevarse los autos al tribunal superior, es decir, en el día siguiente al de la última notificación de la resolución que concedió la apelación o una vez que haya vencido el plazo que se amplió por el tribunal atendida la extensión de las copias que haya de sacarse cuando la apelación se concede en el solo efecto devolutivo. (Arts. 217 y 198 C. P. C.).

En segunda instancia: dentro del plazo para comparecer en segunda instancia. (Arts. 217 y 200 C. P. C.)

5. Forma de adherirse a la apelación

La adhesión a la apelación debe cumplir con los mismos requisitos de la apelación, es decir, debe contener fundamentos de hecho y de derecho y contener peticiones concretas. (Arts. 217 y 189 C. P. C.)

6. Tramitación de la adhesión

La adhesión se verá en cuenta o en relación, según las normas referidas para la apelación.
Por último, por mandato del citado artículo 217, a la adhesión a la apelación le son aplicables las normas relativas a la comparecencia en segunda instancia (Art. 200); a la inadmisibilidad (Art. 201); y a la prescripción de la apelación (Art. 211)

1). La prueba en segunda instancia


La regla general es que en segunda instancia no se admite prueba alguna.
(Art. 207 inciso 1° C. P. C.)

Sin embargo, esta regla general admite las siguientes excepciones:

1) Si en segunda instancia se opone alguna de las excepciones señaladas en el artículo 310 del Código, las que pueden oponerse en cualquier estado del juicio y en segunda instancia hasta antes de la vista de la causa (prescripción, cosa juzgada, transacción y pago efectivo de la deuda), el tribunal puede recibirlas a prueba y las fallará en única instancia. (Arts. 207 y 310 C. P. C.);

2) Los instrumentos pueden presentarse hasta la vista de la causa en segunda instancia, lo que no suspende la vista de la causa, pero el tribunal no puede fallarla sino después de vencido el término de la citación, cuando haya lugar a ella. (Arts. 207 y 348);

3) La confesión se puede solicitar hasta antes de la vista de la causa en segunda instancia sin suspender por ella el procedimiento. (Arts. 207 y 385);

4) Sin perjuicio de las facultades concedidas al tribunal por el artículo 159 del Código (medidas para mejor resolver), él puede, como medida para mejor resolver, disponer la recepción de prueba testimonial sobre hechos que no figuren en la prueba rendida en autos, siempre que la testimonial no se haya podido rendir en primera instancia y que tales hechos sean considerados por el tribunal como estrictamente necesarios para la acertada resolución del juicio. En este caso, el tribunal deberá señalar determinadamente los hechos sobre que deba recaer y abrir un término especial de prueba por el número de días que fije prudencialmente y que no podrá exceder de ocho días. La lista de testigos deberá presentarse dentro de segundo día de notificada por el estado la resolución respectiva. (Art. 207 inciso 2°);

5) Fuera de los casos expresamente señalados en la ley, la inspección personal del tribunal solo se decreta cuando éste la estime necesaria y, cuando el tribunal es colegiado, puede comisionar para que practique la inspección a uno o más de sus miembros. (Arts. 403 y 405 inciso 2°); y

6) El informe de peritos puede decretarse en cualquier estado del juicio, sea de oficio o a petición de parte. (Art. 412)

m) Informes en derecho


Estos informes se refieren a cuestiones de derecho que sean de difícil solución. Los tribunales pueden ordenarlos solo a petición de parte. (Art. 228 C. P. C.)

n) Los incidentes en segunda instancia


Las cuestiones accesorias que se susciten en el curso de la apelación pueden fallarse de plano o tramitarse como incidentes. (Art. 220)

Si se tramitan como incidentes, el tribunal puede fallarlas en cuenta u ordenar que se traigan en relación los autos para resolver. (Art. 220).

Las resoluciones que recaen en los incidentes se dictan solo por el tribunal de segunda instancia y, por ende, no son apelables. (Art. 210)


ñ) Modos de terminar la apelación


1. La sentencia

Es la forma normal en que termina el recurso de apelación, pues concluida la vista de la causa y practicadas las medidas para mejor resolver, en su caso, el tribunal queda en situación de dictar sentencia, aplicándose, al respecto, las normas de los acuerdos contenidas en los artículos 72 a 89 del Código Orgánico de Tribunales.

Las causas deben fallarse tan pronto estén en estado y por el orden de su conclusión. (Art.162)
Cuando alguno de los miembros del tribunal necesite estudiar con más detenimiento el asunto que va a fallarse, se suspenderá el debate y se señalará, para volver a la discusión y al acuerdo, un plazo que no exceda de treinta días, si varios ministros hicieren la petición, y de quince días cuando la hiciere uno solo. (Art. C. O. T.)

1.1. Competencia del tribunal de alzada

La competencia queda entregada por las peticiones concretas que deben hacer las partes en los escritos de apelación y de adhesión a la apelación.

Si el tribunal de alzada extiende su fallo a puntos no sometidos a su conocimiento, incurrirá en el vicio de ultra petita y procederá en contra de su sentencia el recurso de casación en la forma. (Art. 768 N° 4)

Por el contrario, si el tribunal deja de fallar un asunto sometido a su conocimiento, la sentencia adolecerá del vicio de falta de decisión del asunto controvertido y también será susceptible del recurso de casación en la forma. (Arts. 768 N° 5 y 170 N° 6)

Lo señalado precedentemente no tiene aplicación:

1) Cuando el tribunal de alzada efectúa de oficio en la sentencia alguna declaración que por ley está obligado a hacer (Art. 209); y

2) Cuando el tribunal de alzada falla alguna cuestión ventilada en primera instancia pero no resuelta por ser incompatible con lo decidido. (Art. 208)

1.2. Requisitos de la sentencia de segunda instancia

Para determinar los requisitos de la sentencia de segundo grado, se debe distinguir si ella es confirmatoria de la sentencia de primera instancia; si es modificatoria de la misma o, si es revocatoria de ella, lo que se averigua por su parte resolutiva.

1.2.1. Sentencia de segunda instancia confirmatoria

Cuando la sentencia de segunda instancia solamente confirme la de primera, no necesita cumplir con los requisitos formales de las sentencias, si la de primera los reúne; pero, debe expresar, en letras, la fecha y el lugar en que se expide y debe contener al pié la firma de los ministros que la dictaron o intervinieron en el acuerdo y la autorización del secretario. (Arts. 169 y 61 inciso 3°)

Por excepción, si la sentencia de primera instancia no reúne los requisitos formales, la sentencia de segunda instancia confirmatoria debe cumplir con el requisito omitido, pero:

1) Si de los antecedentes aparece que la sentencia de primera instancia adolece de vicios que dan lugar a la casación en la forma, el tribunal de segunda instancia puede invalidarla de oficio. (Art. 775) y

2) Si el defecto es la omisión de alguna acción o excepción hecha valer en el juicio, el tribunal de segunda instancia puede ordenar al de primera instancia que complete la sentencia. (Art. 775)

Es obvio que tal omisión debe referirse a una decisión compatible con lo resuelto pues, de ser incompatible, el tribunal de primera instancia está autorizado para no resolver (Art. 170 N° 6) y el de segunda instancia puede fallar las cuestiones ventiladas en primera instancia y no resueltas por ser incompatibles, sin que se requiera nuevo pronunciamiento del tribunal inferior. (Art. 208)

Ejemplo: Se pide la resolución de un contrato con indemnización de perjuicios y el tribunal de primera instancia solamente resuelve la resolución. El tribunal de segunda puede ordenar al de primera que complete la sentencia.

En el mismo ejemplo, junto con la resolución del contrato se pidió, en forma subsidiaria, el cumplimiento del contrato: si el tribunal de primera accede a la resolución, está autorizado por ley para no pronunciarse acerca del cumplimiento por ser incompatible con lo resuelto.

En fin, si el tribunal de segunda instancia, en igual ejemplo, opina que no debe darse lugar a la resolución del contrato, puede resolver lo referente al cumplimiento del contrato del contrato, sin nuevo pronunciamiento del de primera instancia.

1.2.2. Sentencia de segunda instancia modificatoria o revocatoria

La sentencia de segunda instancia que modifique o revoque en su parte dispositiva a la de primera instancia, debe cumplir con todos los requisitos formales de las sentencias que contempla el artículo 170 del Código, pero, si la de primera instancia los cumple, puede la de segunda instancia omitir los requisitos relativos a la parte expositiva, es decir, aquellos de los Nos. 1, 2 y 3 del artículo 170. Si la de primera instancia nos los cumplía, o sea, no tenía esos requisitos y la de segunda instancia también los omite, el fallo es susceptible de recurso de casación en la forma.

1.3. Notificación de la sentencia de segunda instancia

Esta sentencia se notifica por el estado diario, lo que constituye una excepción a la forma de notificación de las sentencias contemplada en el artículo 48 del Código. (Art. 221)

2. La deserción

Es aquella sanción procesal que opera respecto del apelante que no cumple con ciertas exigencias establecidas en la ley.

El Código contempla causales de deserción de la apelación tanto en primera como en segunda instancia.

En primera instancia procede la deserción de la apelación, cuando el recurso se ha concedido en el solo efecto devolutivo y el apelante no ha depositado el dinero necesario para confeccionar las compulsas o las fotocopias dentro del plazo de cinco días de notificada la resolución que concedió el recurso. (Art.197 inciso final).

Llamamos la atención que el artículo 197 señala que se le tendrá por "desistido" al apelante sin más trámite. Sin embargo, la situación jurídica que se produce es la deserción pues el desistimiento debe ser expreso.

En segunda instancia, se produce la deserción de la apelación cuando el apelante no ha comparecido a proseguir con el recurso en el término que señala la ley. (Arts. 201 inciso 1° y 200)

2.1. Tramitación

a) El Secretario debe certificar de oficio si se dejó o no el dinero o si el apelante ha comparecido o no dentro de plazo. (Arts. 197 y 291);

b) El tribunal declara la deserción, de oficio o a petición de parte, verbal o escrita. (Arts. 197 y 201)

c) Del fallo que se dicte en segunda instancia, puede pedirse reposición dentro de 3° día. (Art. 201 inciso 2°)

2.2. Efectos

La declaración de la deserción de la apelación pone término a la apelación.

La resolución que declara la deserción por la no comparecencia en segunda instancia, produce sus efectos desde que se dicta, sin necesidad de notificación.

3. El Desistimiento

Es la renuncia expresa que hace el apelante del recurso de apelación que ha interpuesto.

El Código habla del desistimiento en tres oportunidades:

3.1. En el artículo 197 al referirse al apelante que no deja el dinero suficiente para la confección de las compulsas o fotocopias, lo que es un error, pues ya se dijo que se trata de un caso de deserción del recurso;

3.2. En el artículo 217 al tratar de la adhesión a la apelación; y

3.3. En el artículo 768 N° 8 como causal de recurso de casación en la forma.

3.4. En todo caso, respecto del desistimiento de la apelación cabe destacar lo siguiente:

a) Puede presentarse en primera o segunda instancia, dependiendo del tribunal donde se encuentre el expediente;

b) No tiene una tramitación especial;

c) Se puede presentar aun estando la causa en acuerdo; y

d) El desistimiento del apelante no afecta a la solicitud de adhesión a la apelación.

3.5. Efectos

Pone fin a la apelación y la sentencia de que se trata queda firme o ejecutoriada, salvo que exista adhesión a la apelación.

4. La prescripción

Es el modo de extinguir una apelación por haber dejado las partes transcurrir cierto tiempo sin hacer gestión alguna para que el recurso se lleve a efecto y quede en estado de fallarse por el tribunal superior.(Art. 211)

Para que tenga lugar la declaración de la prescripción de la apelación se requieren los siguientes requisitos:

a) Que las partes dejen de practicar las gestiones necesarias para que el tribunal de segunda instancia quede en condiciones de fallar el recurso;

b) Que haya transcurrido cierto tiempo, que es de tres meses tratándose de sentencias interlocutorias y de un mes cuando la apelación versa sobre sentencias interlocutorias, autos o decretos; y

c) Que sea alegada por alguna de las partes. El tribunal no puede declararla de oficio.

4.1. Interrupción de la prescripción

Se produce por cualquiera gestión que se haga en el juicio antes de alegarla. (Art. 211)

4.2. Tribunal ante el cual se solicita

Puede alegarse ante el tribunal en cuyo poder esté el expediente. (Art. 211)

4.3. Tramitación

El Código nada señala, pero se ha estimado que por tratarse de una cuestión accesoria, debe tramitarse como incidente, recordándose que en segunda instancia un incidente puede fallarse de plano.

4.4. Efectos

Pone fin a la apelación y la sentencia apelada queda a firme o ejecutoriada.

Del fallo que declare la prescripción puede pedirse reposición dentro de 3° día, si aparece fundado en un error de hecho. (Art. 212)

5. Otros modos indirectos de poner término a la apelación

Existen otras situaciones procesales las que, de tur modo indirecto, ponen término a la apelación.
Entre ellas, cabe mencionar al abandono del procedimiento, al desistimiento de la demanda, a la transacción, etc.