Escribe una palabra clave y aprieta enter

Publicado en
Curso Elemental Litigación Oral - Rodrigo Alcaíno Torres - Matías Cortés de la Cerda

Derecho Civil.


Título: Curso Elemental Litigación Oral
Autor: Rodrigo Alcaíno Torres - Matías Cortés de la Cerda
Edición: Primera. Reimpresión. Actualizado al año 2015.
Número de Tomos: Uno (1).
Tipo: Formato .PDF

Extracto:

PRÓLOGO

Es un verdadero honor y placer prologar este libro de los profesores Rodrigo Alcaíno y Matías Cortés, por ser un aporte de gran relevancia para la enseñanza de la litigación en el ámbito del derecho chileno.

Con el profesor Rodrigo Alcaíno me unen lazos de amistad de larga data. Asimismo tuve la oportunidad y difícil misión de ser docente en un curso de proceso penal y litigación que impartí como profesor por largos años y que Rodrigo decidió cursar como alumno. Este terminó siendo una de las fuentes para su interés en el litigio del nuevo sistema, lo cual agradezco y celebro.

Con el profesor Cortés nos une la pasión por el proceso penal y la influencia anglosajona en nuestras perspectivas de análisis. Sabido es que el profesor Cortés estudió en Estados Unidos y trabajó asimismo en el modelo acusatorio penal de ese país, lo que unido a la experiencia de litigante del profesor Alcaíno, los transforman en una dupla que hoy vierte interesantes conclusiones sobre nuestro proceso penal.

Los aportes de Alcaíno y Cortés en esta obra son, como señalé, muy relevantes, pues pese a las múltiples e importantes reformas procedimentales que han subido diversas áreas de las cienciasjurídicas en los últimos años, entre las que se cuentan derecho procesal penal, derecho de familia, derecho penal de adolescentes y derecho laboral, aún persiste cierta orfandad bibliográfica local.

La justicia reformada ha supuesto un cambio de normas, instituciones, prácticas, destrezas y conocimientos que asimismo han modificado los paradigmas tradicionales del derecho procesal.

El tránsito desde la escrituración como forma de debate y transmisión de información, a la lógica de la oralidad ha permitido un mayor respeto a los principios de inmediación, concentración y publicidad que los propios autores destacan en sus primeras páginas.

El rescate de estos principios se ha logrado en parte significativa gracias a la generación de audiencias como instancias de control judicial, como instancias de debate de argumentos y confrontación de posiciones, como instancias de exanimación de pruebas y fündamentación de decisiones judiciales.

En efecto, tanto en materia procesal penal como en materia laboral y en menor medida en materia de familia, la secuencia del proceso tiene lugar precisamente a través del debate de audiencias. Lo anterior ha generado la necesidad que los abogados desarrollen la capacidad de presentar argumentos, transferir aljuez la información relevante que consta en actas, interrogar testigos y peritos, contraexaminar testigos Curso elemental de litigación oral ligada a la capacidad que las partes poseen de aportar argumentos, fundar posiciones y presentar e interrogar pruebas.

£1 modelo de enseñanza del derecho ha prescindido en general de esta visión y necesidad y ha mantenido, salvo excepciones, un modelo tradicional que estructura la transmisión de conocimiento a través de reflexiones puramente teóricas, cuando más asociada al análisis de casos, pero con prescindencia de otras herramientas de gran importancia, como lo son el sistema de simulaciones de litigio, juego de roles, incorporación de destrezas de exanimación y contraexaminación y por cierto de otras herramientas anexas, como lo son curso de argumentación y comunicación.

Se requiere por tanto una modificación de objetivos de las mallas auriculares de las Facultades de Derecho, de modo de incorporar las nuevas destrezas y visiones que el abogado requiere en la nueva era de la llamada justicia reformada. En este contexto el perfil de egreso de cualquier facultad debiera consultar la capacidad del abogado titulado de presentar argumentos oralmente, examinar prueba enjuicio, confrontar opiniones en espacios acotados de tiempo, diseñar estrategias y ponerlas en escena conforme a métodos modernos de litigio, etc.

En esta línea de desarrollo se suma esta obra denominada Curso Elemental de Litigación Oral, que por cierto de elemental no tiene nada, y que presenta un enfoque novedoso e inédito, cual es entrelazar las estructuras procedimentales de cara al litigio estratégico, entre las áreas de derecho procesal penal, derecho de familia y derecho del trabajo.

Esta es en efecto la primera obra que abarca de un modo sistemático las relaciones y semejanzas que pueden advertirse entre estas tres ramas del derecho mencionadas y los desafíos del litigio.

Se logra evidenciar de modo claro y contundente las líneas de convergencia que pueden advertirse entre las estructuras procesales, y los principios y los desafíos prácticos del hágame, enore estas ramas del derecho.

Desde este punto de vista pueden producirse incluso relevantes aspectos interpretativos de carácter sistémico en el entrelazamiento mostrado, pues en todos los casos, pero en especial en las áreas de derecho de familia y derecho procesal laboral, que nacen luego de un mayor desarrollo del área penal, existen dilemas interpretativos de los principios y normas, que en el contexto del libro pueden ser resueltos o al menos orientados por los elementos de conexión que los autores pretenden evidenciar entre las lógicas subyacentes a los nuevos modelos procesales.

Esta obra constituye asimismo una pro-fundización de aspectos que en ámbitos comparados poseen mayor desarrollo, pero que en el contexto nacional resultan esencialmente incipientes, como lo es el desarrollo que el texto entrega en lo referido a la denominada teoría de la comunicación y su utilización en el contexto del litigio estratégico.

Otro aspecto que merece especial mención es el tratamiento que el texto realiza de la estructuray desarrollo de la audiencia de preparación dél juicio oral, tanto del ámbito procesal penal como de los ámbitos de derecho de familia y procesal laboral. Debe señalarse además que los tópicos que cubre esta parte de la obra no se limitan únicamente a los aspectos propios del litigio estratégico, sino que encara problemas dogmáticos relevantes.

El desarrollo de la obra continúa en tomo a la temática del juicio oral, donde puede advertirse que el aporte se centra en aspectos prácticos, recomendaciones estratégicas que en este caso se alimentan de la experiencia de los autores y de las prácticas y recomendaciones decantadas por años en el litigio adversarial propio de los modelos acusatorios anglosajones y del propio sistema chileno. Esta parte de la obra contiene los aspectos más relevantes del litigio enjuicio, incluyendo la forma de preparar alegatos de apertura y cierre y las destrezas y recomendaciones necesarias para abordar la examinacíón y contraexaminación de testigos y peritos enjuicio.

El texto constituye un verdadero aporte a los objetivos que los propios autores se han propuesto y que dicen relación con.la urgente necesidad que existe en el medio nacional de colaborar al desarrollo de materiales y obras que permitan profundizar en los desafíos de los modelos de debate oral que se han instalado en Chile con ocasión de la llamada justicia reformada.

Me parece que esta obra es un texto que merece ser leído con distintos objetivos, para los interesados en mejorar su capacidad de litigación en los distintos sistemas procesales, por una parte, para los docentes que desean observar los sistemas desde el punto de vista de sus conexiones procedimentales; por otra, para los jueces, que pueden encontrar elementos interpretativos sistemáticos, y por cierto para los estudiosos del derecho en general.

Es una obra bien lograda, de fácil y amena lectura, con interesantes aportes prácticos y teóricos que merece ser puesta en los anaqueles, algo escuálidos, de la bibliografía de textos que ahonden en los temas del litigio procesal.

Rafael Blanco Suárez Profesor de Derecho Procesal Penal y Litigación Oral Facultad de Derecho Universidad Alberto Hurtado

Clic para comentar