Escribe una palabra clave y aprieta enter

Fotografía del Autor
Escrito por Publicado en
De la Responsabilidad Extracontractual - René Ramos Pazos

Derecho Civil.


Título: De la Responsabilidad Extracontractual
Autor: René Ramos Pazos
Edición: Cuarta. Actualizado al año 2008.
Número de Tomos: Uno (1).
Tipo: Formato .PDF

Extracto:

A MODO DE PRESENTACIÓN

Este libro ha sido escrito para que los alumnos de Derecho y los abogados que recién comienzan, puedan estudiar esta importante materia. Digo esto para aclarar que no es una obra que contenga opiniones novedosas u originales. Sólo me he limitado a exponer. de la manera más clara que me ha sido posible, lo dicho y escrito por otros que, sin duda, tienen mayor competencia en el tema. Sin embargo, mi experiencia de muchos en la docencia me ha enseñado que nada ayuda más a los estudiantes que los libros escritos en lenguaje claro, sin exceso de citas en latín (las que, desde luego, evito porque no sé latín), que sean fáciles de leer y de entender y que traten las materias en forma ordenada. Espero que este libro cumpla esas condiciones.

Dicho lo anterior, quiero explicar los motivos que me llevaron a la preparación de este manual.

Hasta hace pocos años la responsabilidad extracontractual tenía entre nosotros un escaso desarrollo. Hoy día eso no es así. El presente nos muestra un cuadro muy diferente. Basta revisar la jurisprudencia de estos últimos 20 años para comprobar la existencia de gran cantidad de juicios sobre esta materia. Cabe preguntarse. entonces ¿a qué se debe este cambio tan violento? Muchas pueden ser las razones, pero nos parece que ha contribuido a esla situación, entre otras cosas, el cambio que ha experimentado la mentalidad de los chilenos, como consecuencia del sistema económico imperante. Vivimos una época caracterizada por la búsqueda del lucro a cualquier precio, para lo cual se recurre a toda clase de arbitrios los que, en casos extremos, se acercan peligrosamente al límite de lo ilícito.

La responsabilidad extracontractual ofrece un terreno fértil a los buscadores de dinero fácil. Agreguemos que esta tarea se ve facilitada por la extrema generosidad con que, a veces, nuestros tribunales cuantifican los daños, fijando indemnizaciones que pudieren ser razonables en países desarrollados, pero que resultan desmedidas si se considera nuestra realidad económica.

Otro factor que ha influido en el cambio que venimos comentando son las modificaciones experimentadas por nuestra legislación. En efecto, es sabido que nuestro Código Civil se inspira en el subjetivismo que exige como requisito para obtener una condena por indemnización de perjuicios, probar el dolo o la culpa en el agente. Y ello no es tarea fácil. Sin embargo, en materia de responsabilidad extracontractual nuestro sistema normativo ha experimentado cambios notables, evolucionado hacia sistemas de responsabilidad objetiva. Así, a modo de ejemplo, hace 20 ó 30 años era difícil encontrar demandas en contra de las municipalidades por accidentes ocurridos a peatones. En los tiempos que corren este tipo de juicios ha proliferado y ello porque el artículo 38 inciso 2o de la Carta Fundamental, la Ley de Bases Generales tle la Administración del Estado, la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, y varios otros textos, adoptan la doctrina de la “falta de servicio", en boga desde hace varios años en los países desarrollados. En seguida, la ley N° 18.825 al modificar el artículo 38 de la Constitución, permitiendo que se pueda demandar la responsabilidad de los entes públicos, ante los tribunales ordinarios (y no ante los tribunales de lo contencioso-administrativo que la ley jamás creó) facilitó definitivamente las cosas.

Las razones señaladas, entre otras, han determinado un desarrollo explosivo del instituto de la responsabilidad extracontractual.

Parece adecuado que quien cause un daño a otro deba responder. La equidad y la justicia así lo exigen. Pero cuesta aceptar los excesos y tenemos la convicción de que éstos se están produciendo. El resultado de ello es que se viva en un constante temor: el medico se niega a practicar una intervención quirúrgica si antes el paciente o sus familiares no suscriben un documento que lo libere para el caso que las cosas no resulten bien, documento, por lo demás, de dudoso valor. El abogado, el farmacéutico, el dentista, viven atemorizados, temiendo que cualquiera equivocación les haga perder en un día lo logrado en toda una vida de trabajo. Los profesionales para defenderse se ven obligados a contratar seguros, lo que trae como consecuencia un alza en el costo de los servicios.

Sólo me resta agregar que esta es una tercera edición que introduce algunos cambios -menores- a la primera, especialmente con el objeto de actualizar la jurisprudencia y dar cabida a nuevas opiniones de la doctrina.

Rene Ramos Pazos

Concepción, Ciudad Universitaria, marzo de 2006.

1 Comentarios:

avatar

millones de gracias. No lo podía encontrar. Esta es la teoría clásica.

Clic para comentar