Escribe algo y presiona enter

Sentencia Definitiva en Proceso Penal

LA SENTENCIA DEFINITIVA


Una vez cerrado el debate comienza la etapa de deliberación y, por ello, inmediatamente después de clausurado el debate, los miembros del tribunal que hayan asistido a todo el juicio pasan a deliberar en privado. (Art. 339)

Una vez concluida la deliberación privada de los jueces, la sentencia definitiva que recaiga en el juicio oral debe ser pronunciada en la misma audiencia, comunicándose la decisión relativa a la absolución o condena del acusado por cada uno de los delitos que se le imputan, indicando respecto de cada uno de ellos los fundamentos principales tomados en consideración para llegar a dichas conclusiones.

Por excepción, cuando la audiencia del juicio se ha prolongado por más de 2 días y la complejidad del caso no permita pronunciar la decisión inmediatamente, el tribunal puede prolongar su deliberación hasta por 24 horas, hecho que debe ser dado a conocer a los intervinientes en la misma audiencia, fijándose de inmediato la oportunidad en que la decisión les será comunicada.

La omisión del pronunciamiento de la decisión, de la manera señalada, produce la nulidad del juicio, el que debe repetirse en el más breve plazo posible.

En el caso de condena, el tribunal debe resolver sobre las circunstancias modificatorias de responsabilidad penal en la misma oportunidad antes referida. No obstante, tratándose de circunstancias ajenas al hecho punible, el tribunal puede postergar su resolución para el momento de la determinación de la pena en la sentencia, debiendo indicarlo así a las partes. (Art. 343)

Ahora bien, la decisión sobre absolución o condena se adopta por simple mayoría, salvo los casos en que ante la falta o inhabilidad de un juez integrante del tribunal oral en lo penal que no ha podido ser reemplazado y quedan solo 2 jueces que han asistido a todo el juicio, la decisión se debe adoptar por unanimidad so pena de nulidad. (Arts. 76 inciso final y 284 inciso 2°)

Al pronunciarse sobre la absolución o condena el tribunal puede diferir la redacción del fallo y, en su caso, la determinación de la pena hasta por un plazo de 5 días, fijando la fecha de la audiencia en que tendrá lugar su lectura. El transcurso de este plazo sin que haya tenido lugar la audiencia de lectura del fallo constituye falta grave, que debe ser sancionada disciplinariamente.

Sin perjuicio de ello, se debe citar a una nueva audiencia de lectura de la sentencia, la que en caso alguno puede tener lugar después del 7° día desde la comunicación de la decisión sobre absolución o condena.

Transcurrido este plazo adicional sin que se dé lectura a la sentencia, se produce la nulidad del juicio, a menos que la decisión haya sido de absolución del acusado, y si siendo varios los acusados, se ha absuelto a alguno de ellos, la repetición del juicio solo comprende a quienes hayan sido condenados.

El vencimiento del plazo adicional expuesto sin que se dé a conocer el fallo, sea que se produzca o no la nulidad del juicio, constituye respecto de los jueces que integran el tribunal, una nueva infracción que debe ser sancionada disciplinariamente. (Art. 344)

Pronunciada la decisión de condena, el tribunal puede, si lo considera necesario, citar a una audiencia con el fin de abrir debate sobre los factores relevantes para la determinación y cumplimiento de la pena que el tribunal señalará. En todo caso, la realización de esta audiencia no altera los plazos antes referidos y previstos en el artículo 344. (Art. 345)

Una vez redactada la sentencia, se procede a darla a conocer en la audiencia fijada al efecto, oportunidad a contar de la cual se entiende notificada a todas las partes, aun cuando no asistan a la misma. (Art. 346)

El tribunal debe formar su convicción solo sobre la base de la prueba producida en el juicio oral, disponiendo el artículo 340 del Código: "Nadie podrá ser condenado por delito sino cuando el tribunal que lo juzgare adquiriere, más allá de toda duda razonable, la convicción de que realmente se hubiere cometido el hecho punible objeto de la acusación y que en él hubiere correspondido al acusado una participación culpable y penada por la ley.

El tribunal formará su convicción sobre la base de la prueba producida durante el juicio oral.

No se podrá condenar a una persona con el solo mérito de su propia declaración".

La sentencia definitiva pronunciada por el tribunal oral en lo penal debe contener las menciones referidas en el artículo 342.

La sentencia condenatoria no puede exceder el contenido de la acusación y, en consecuencia, no se puede condenar por hechos o circunstancias no contenidos en ella, lo cual es una manifestación del principio de congruencia.

Sin embargo, el tribunal puede dar al hecho una calificación jurídica distinta de aquella contenida en la acusación o apreciar la concurrencia de causales modificatorias agravantes de la responsabilidad penal no incluidas en ella, siempre que lo hubiere advertido a los intervinientes durante la audiencia.

Si durante la deliberación uno o más jueces consideran la posibilidad de otorgar a los hechos una calificación distinta de la establecida en la acusación, que no ha sido objeto de discusión durante la audiencia, deben reabrir la discusión, a objeto de permitir a las partes debatir sobre ella. (Art. 341)

Tratándose de sentencia absolutoria, una vez comunicada a las partes la decisión absolutoria luego de deliberar, el tribunal debe:

a) Disponer, en forma inmediata, el alzamiento de las medidas cautelares personales que se hayan decretado en contra del acusado;
b) Ordenar que se tome nota de este alzamiento en todo índice o registro público y policial en el que puedan figurar; y
c) Ordenar la cancelación de las garantías de comparecencia que se hayan otorgado. (Art. 347)