Escribe una palabra clave y aprieta enter

Fotografía del Autor
Escrito por Publicado en
Decretos Leyes

Los Decretos leyes


Concepto


El Decreto ley es un decreto dictado por el Ejecutivo, sobre materias que según la Constitución son propias de ley, sin autorización del poder legislativo. En términos generales es un decreto con contenido de ley, emanado de un poder ejecutivo de facto que ha usurpado las atribuciones del Legislativo.

Desde el punto de vista de la forma de la norma jurídica y de las maneras de expresarse en el concierto del ordenamiento jurídico positivo, estos Decretos leyes representan la mejor demostración de la necesidad de la existencia del derecho en toda sociedad y su expresión normativa, independientemente de la discusión que puede producirse sobre su legitimidad, estos decretos leyes demuestran la necesidad del derecho de manifestarse formalmente, de lo imperioso que es usar algunas de las expresiones de la ritualidad jurídica para dotarlos de validez formal.

En estas circunstancias extraordinarias en donde el ejecutivo asume facultades legislativas, dicta estos decretos a los cuales él mismo les atribuye la fuerza de las leyes. Concluyamos entonces que los DL se dictan en los gobiernos de facto o de hecho, en donde se ha roto la institucionalidad vigente y las autoridades prescinden de la Constitución.

En el período del año 73 al 81, la Junta de gobierno legisló abundantemente a través de Decretos leyes, se dictaron 3660.

Pero no ha sido la única época en que ello ha ocurrido. En el año 1932, durante el gobierno de Juan Esteban Montero, había crisis Política y asume la Junta de Gobierno liderada por Juan Osorio, que dicta 669 D.L.

Posteriormente entre los años 1924-1925, siendo Presidente don Arturo Alessandri Palma, la Junta de Gobierno liderada por Luis Altamirano Talavera, también recurrió a los mismos DL., dictándose 816.

Características de los Decretos leyes


1.- Son abiertamente inconstitucionales. Son contrarios a la CPE toda vez que suponen un quiebre institucional. Sobre ellos no cabe control alguno de constitucionalidad.

John Locke sostenía que “no puede ningún edicto de otra autoridad cualquiera, en forma alguna imaginable, sea cual fuere el poder que lo sustentare, alcanzar fuerza y obligación de ley sin la sanción del poder legislativo que el pueblo ha escogido y nombrado; porque sin ésta, la ley carecería de lo que le es absolutamente necesario para ser tal: el consentimiento de la sociedad sobre la cual no tiene el poder de dictar leyes, sino por consentimiento de ella y autoridad de ella recibida.”

2.- Su naturaleza jurídica es dual, formalmente hablando se manifiestan con los rasgos de un Decreto, y en cuanto al fondo, regulan materias de ley y tienen su misma jerarquía.

Sobre la jerarquía de los Decretos leyes dentro del esquema Kelsiano, se dice que ellos ocupan el mismo lugar de una ley, sin embargo la asimilación jurídica puede resultar impropia pues ello equivaldría a considerar al DL con la facultad de abrogar el orden constitucional.

3.- Su validez no puede buscarse en la existencia de una norma jurídica positiva superior, de tal modo que sólo cabe fundarlos en el hecho de su propia eficacia.

4.- Se modifican y derogan mediante otro Decreto ley o si se ha restablecido el orden constitucional, a través de una disposición constitucional o de la ley.

Los efectos jurídicos de los Decretos leyes


Indudablemente que durante la vigencia del régimen de facto o de hecho el problema de la validez de los DL no se discute. Ellos son plenamente vigentes. El problema surge con el restablecimiento de la normalidad constitucional.

¿Qué valor conservan estos DL dictados en contra de la constitución?


El problema se debatió cuando don Arturo Alessandri Palma afrontó el problema del reconocimiento de los 669 decretos leyes dictados en ese período. La comisión de juristas que se pronunció sobre la validez de esos DL fue unánime en deducir que esos decretos eran nulos, pues el mantenimiento del orden constitucional niega el derecho de perdurar a las arbitrariedades cometidas por cualquiera entidad usurpadora de los derechos y de las autoridades establecidas por la misma Constitución. La sanción de la nulidad se desprende de la actual constitución que en su artículo 7º establece que cada autoridad y cada poder que se ejerza debe actuar dentro de las esferas de su competencia, nadie puede atribuirse facultades de otro poder.

Ahora bien los DL son abiertamente inconstitucionales en su forma, pero no podemos desconocer su existencia. Hay razones históricas y políticas que han obligado a reconocer su existencia. Cuando todo vuelve a la normalidad hay unanimidad en el criterio de los juristas para sostener que hay que aceptar su existencia y estas son algunas de las razones que se han dado para ello:

1. Las circunstancias extraordinarias por las cuales atraviesa un país mientras imperan los gobiernos de facto.

2. Mediante los DL en Chile se pusieron en marcha numerosos engranajes de la vida nacional y se entretejió, por así decirlo, todo el ordenamiento jurídico de tal forma que éste habría resultado con vacíos o perturbaciones si se hubiera rechazado la vigencia de esas normas legales.

3. El hecho de estar aludiendo a una modificación o derogación de un DL, implica reconocer su existencia.

Apuntes de Clases de Derecho Civil I - Ruz Látirga, Gonzalo

Clic para comentar