Escribe una palabra clave y aprieta enter

Fotografía del Autor
Escrito por Publicado en
Adopción y Filiación Adoptiva - Hernán Corral Talciani

Derecho Civil.


Título: Adopción y Filiación Adoptiva
Autor: Hernán Corral Talciani
Edición: Primera edición. Actualizado al año 2002.
Número de Tomos: Uno (1).
Tipo: Formato .PDF

Extracto:

I. NOCIONES GENERALES

1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA ADOPCIÓN

1.1. El MODELO ROMANO: LA ADOPTIO Y LA ADROGATIO

Aunque hay vestigios de filiación adoptiva en las antiguas leyes orientales e incluso aparece en textos bíblicos, es entre los romanos donde la adopción se configura como institución jurídica. En el Derecho romano la adopción es concebida como una forma de incorporar a un varón púber bajo la patria potestad de un paterfamilias. La organización familiar se estructura en Roma bajo la figura del pater. Este es quien tiene la manus o potestad marital sobre su mujer y sobre las nueras casadas cum manu, así como la patria potestad sobre los hijos y nietos; es el dueño de los bienes, el amo de los esclavos, patrón de los clientes y el titular de los iura patronatus sobre los libertos. Es un verdadero monarca de la domus. Lo más trascendente en esta configuración altamente jerarquizada es la religión, que se traduce en el culto de los antepasados. El paterfamilias asume la función de sumo sacerdote de este culto que ha sido transmitido de generación en generación. Una vez muerto, el paterfamilias se transforma en un dios protector del hogar y su rostro en máscara pasa a integrar el larario o altar doméstico. De allí que la existencia de un heredero varón que permita la continuidad de la familia en su aspecto patrimonial y religioso tenga una decisiva importancia. La ausencia de un heredero para un paterfamilias es el peor de los males, porque amenaza con cortar la línea de sucesión que viene de tiempos inmemoriales pasando de cabeza en cabeza y extingue el fuego sagrado con el que se da culto a todos los antepasados y que asegura su propia trascendencia. Este horrible vacío ante la ausencia de hijos viene a ser solucionado por la institución de la adopción, como la creación de un eslabón entre generaciones cuando la cadena amenaza romperse por falta de descendencia natural. Como señala Humberto Vásquez, se trata de una “solución esencialmente político-religiosa y absolutamente ajena al sentido tuitivo de los menores, tal cual se configura hoy la adopción”.

Las fuentes de la adopción en Roma se encuentran en fragmentos del Digesto, en las constituciones imperiales y en las institutas de Gayo. Por la adopción una persona pasaba a estar bajo la patria potestad de otra. Dos son las formas en las que se produce esta adquisición de la patria potestad, dependiendo si el adoptado era un sui iuris (no sujeto a patria potestad) o un alieni iuris (sujeto a patria potestad de un paterfamilias distinto).

Si se trata de un varón sui iuris, la adopción toma el nombre de adrogatio y se somete a una serie de solemnidades públicas, incluida la presencia de autoridades religiosas. Si se trata de un varón alieni iuris, se denominaba adoptio, y se realizaba por una triple mancipatio del primer paterfamilias al adoptante...

Clic para comentar