Paralelo entre Ley y Sentencia

Paralelo entre Ley y Sentencia


COMPARACIÓN ENTRE LA LEY Y LA SENTENCIA


La ley es abstracta y general, y la sentencia es particular y para el caso concreto.

Las semejanzas


1. Ambas emanan del poder público

2. Ambas tienen fuerza obligatoria (en ambos casos su cumplimiento puede ser exigido por la fuerza socialmente organizada)

Las diferencias


1. La ley emana del Poder Legislativo, y la sentencia emana del Poder Judicial.

2. La ley busca satisfacer los intereses de carácter general. En cambio la sentencia busca resolver una necesidad de carácter particular.

3. La ley tiene efecto general, en cambio la sentencia tiene un efecto particular, son más bien relativas (sólo afectan a las partes involucradas)

Así lo establece el artículo 3º inc. 2º del Código civil: “Las sentencias judiciales no tienen fuerza obligatoria sino respecto de las causas en que actualmente se pronunciaren”. Se trata de una sentencia que declara la veracidad o paternidad.

Hay contadas excepciones de este principio general del efecto relativo de las sentencias, por ejemplo en los juicios de reconocimiento de paternidad, el hecho que se declare que una persona es hijo de otra persona produce efectos no sólo al padre y al hijo en disputa, sino a todas las personas que están vinculadas por parentesco que se verán obligadas en sus efectos por la sentencia declarativa. Normalmente todas las acciones de familia producen este efecto llamado erga omnes.

4. La ley, salvo contadas excepciones, no es sino fruto de un acto de autoridad del legislador, que detentando una parte de soberanía popular ha sido encargado por la comunidad de dictar las leyes. Las sentencias son el producto de un acto de las partes, que han solicitado el pronunciamiento del tribunal para solucionar un conflicto determinado.

5. La ley rige situaciones hipotéticas que no han sucedido, rige para el futuro, en cambio la sentencia soluciona algo que ya sucedió, soluciona un conflicto pasado o presente.

6. La ley puede ser dejada sin efecto en cualquier momento. En cambio la sentencia una vez firme y ejecutoriada no puede dejarse sin efecto.

Cuando hablamos de sentencia forme o ejecutoriada inevitables es que nos adentremos en el estudio de la cosa juzgada. La sentencia se entiende firme desde que han transcurrido todos los plazos para interponer recursos sin que éstos se hayan interpuesto o hasta que haya quedado fallado el último de los recursos interpuestos.

A partir de este momento la sentencia no puede ser modificada por el propio juez.

Esta sentencia firme y ejecutoriada produce el desasimiento del Tribunal y el efecto de cosa juzgada.

Apuntes de Clases de Derecho Civil I - Ruz Látirga, Gonzalo
Publicación Previa
Publicación Siguiente
Publicaciones Relacionadas