Derecho Civil

Derecho Civil

Derecho Civil. Aprende de forma fácil cual es la definición y contenido del Derecho civil, además de la estructura del Código civil.

Acerca del Derecho civil.


Hay muchas definiciones de Derecho civil.

Nos interesa partir definiéndolo funcionalmente, como el conjunto de normas jurídicas que regulan la personalidad civil, las relaciones patrimoniales del individuo y los derechos y obligaciones emanados de las relaciones de familia.

Derecho civil viene de la traducción latina ius civilis, que nos informa en Roma el derecho que se aplicaba al ciudadano romano, a diferencia del ius gentium, que se le aplicaba al que no tenía ese estatuto.

Durante toda la Edad Media, el Derecho civil fue confundido con el Derecho Romano, los estudiosos del Derecho civil, los glosadores, eran comentaristas de Derecho Romano. Posteriormente, el Derecho civil pasa a identificarse con el Derecho privado.

El Derecho civil es, en todo caso, una de las ramas del derecho privado. En tanto el derecho privado regula como ya dijimos las instituciones vinculadas a las personas privadas, a sus relaciones de familia, a los contratos y convenciones, como también a la sucesión por causa de muerte.

Esta definición descriptiva del Derecho civil no le hace justicia, pues éste abarca más situaciones o fenómenos jurídicos que los que esa definición alude, podemos decir que el Derecho civil es el derecho privado común y general, que se aplica, por tanto, como plataforma del estudio de todas las otras ramas del Derecho, aplicándose sus disposiciones con carácter subsidiario en la ausencia de regulación en cualquiera de las otras ramas.

Como hemos adelantado, el Derecho civil nos viene como una proyección natural del derecho privado romano, que es de gestación pretoriana o práctica, pues es elaborado por los pretores, jueces y los prudentes o jurisconsultos, el que finalmente se “codifica"' en lo que se conoce como el Corpus iuris civilis.

Permanece este derecho clásico en el derecho vulgar y de ahí pasa a través de los comentarios de los glosadores de Bolonia, siendo recepcionado en la alta Edad Media, para constituir, finalmente, lo esencial del derecho privado occidental.

De ahí que el Derecho civil tenga un carácter de permanencia y universalidad, que resalta por su sólida base teórica abstracta formada a través de la resolución adecuada de casos concretos presentados en la sociedad en más de dos milenios.

Por lo anterior se concluye que el Derecho civil es general y común: general, por cuanto constituye la base jurídica dogmática a todo el derecho que no sea estrictamente político, y común, por cuanto se aplica a todo tipo de situaciones jurídicas que no tengan una regulación especial.

A tal punto este carácter general y abstracto es perceptible en el Derecho civil, que en nuestro sistema jurídico, especialmente en nuestro Código civil, veremos que se contiene un título preliminar cuyas normativas trascienden la normativa civil y aún la privada.

En efecto, en su oportunidad analizaremos que la inclusión de este título preliminar ha sido criticada y es uno de los primeros aspectos que se consideran en los proyectos de reforma para ser eliminado, has críticas, en general, se dirigen a la impropiedad de tratar allí temas como la teoría de la ley, que parte del estudio de la definición de ley y sus efectos en un código que, a pesar de ser la norma común de derecho privado, responde a un sujeto que debiera ser tratado a nivel constitucional.

Decíamos que el Código civil es la base o plataforma de estudios de las demás ramas del Derecho, pues la organización conceptual de su conjunto y de cada una de sus instituciones gobierna o se refleja en todas las disciplinas especiales. Por ejemplo, en todas las materias tratadas en los códigos especiales hay una referencia en todo lo no normado a la aplicación supletoria del Código civil.

En Europa, salvo algunas excepciones, la diferencia entre Derecho civil y Derecho comercial o mercantil prácticamente no existe. Hay una rama de derecho propia, que se conoce como “derecho de negocios” o simplemente "derecho privado”, que vendría siendo más o menos un gran derecho privado que comprende el Derecho civil y derecho comercial.

Contenido del Derecho civil.


Regula, en general, las instituciones del derecho privado que podemos reunir en tres grupos:

1°. El Derecho civil de la personalidad.
2°. El Derecho civil de la familia.
3°. El Derecho civil patrimonial, donde se comprende:

El estudio de los derechos reales, sus modos de adquirir y sus limitaciones.
El estudio de los derechos personales en general, de los contratos y las obligaciones.
El estudio del Derecho de las sucesiones por causa de muerte.

El Derecho civil y el Código civil.


Decimos que el Derecho civil es el derecho común, es decir, el derecho aplicable a todas las situaciones jurídicas que no tengan una regulación especial, su importancia radica en que sus normas son, por lo tanto, de aplicación general.

El Código civil hereda, entonces, esta importancia, pues sus disposiciones se aplican, según lo prescribe el Artículo 4°, en caso de no existir regla particular diversa en algún Código especial que son las que se aplican con preferencia, por lo tanto, son las disposiciones del Código civil las que se aplicarán siempre a falta de norma especial.

Por lo anterior, podemos decir que el Código civil es la principal fuente del Derecho civil.

Código civil chileno.


Un poco de historia del Código civil chileno.


El Código civil chileno entró en vigencia el 1° de enero de 1857. Su gestación fue larga. Antes de entrar en vigencia, se aplicaban las leyes españolas y ciertas leyes que se habían dictado para América, junto a algunas leyes patrias (leyes dictadas después de la independencia).

Mucho se ha escrito sobre las influencias que tuvo Andrés Bello al redactar el Código civil chileno. A diferencia de lo que hicieron otros países latinoamericanos que copiaron casi íntegramente el Código Civil francés, Andrés Bello intentó crear un código con sus particularismos propios, por ello, tal vez se explica que en su gestación y perfeccionamiento tardará 21 años.

El Código que presentó a aprobación lo termina el año 1852. Una comisión presidida por Manuel Montt finaliza su examen el año 1855 y se establece la entrada en vigencia en 1857.

Podemos decir que el Código civil, en muchas partes, es una obra original, pues a pesar de que Andrés Bello utilizó principalmente el esquema y los principios inspiradores del Código Civil francés, éste no fue su única fuente, en muchas situaciones se aparta de él y crea soluciones distintas que se acercan a lo que él estimaba responder a las necesidades de Chile en ese momento.

En varios aspectos es una obra innovadora, pues da soluciones que no se daban en la época, claro está que hoy, con los ojos de un observador de 150 años después, puede que estimemos algunas de estas soluciones obsoletas.

En resumen, el Código civil chileno constituye un texto muy ordenado, que emplea palabras simples y trata las materias concatenadamente, lo que, en todo caso, no es sino la línea codificadora que impuso el Código de Napoleón. Su particularidad, que lo transforma en una obra genial, es que de sus artículos puede apreciarse claramente una estructura en tres partes: los artículos comienzan con la norma abstracta, la regla de derecho, luego le suceden generalmente ejemplos prácticos de aplicación de la norma y culmina con un corolario que permite integrar la norma en el contexto de las demás normas del propio Código.

Características del Código civil.


1°. Se trata de un Código general: sus normas se aplican a todas aquellas situaciones en que no hay una norma especial.

2°. Se trata de un Código supletorio: sus normas rigen en el silencio de otra regulación. Además, la mayoría de sus normas son sustantivas (regulan el fondo), bien que contiene en todo caso normas adjetivas o de carácter procesal, como las referentes a plazos.

3°. Se trata de un Código de derecho común: sus normas se aplican a todas las personas y materias que no tienen una regulación especial.

Sobre las fuentes del Código civil chileno.


Como decíamos, Andrés Bello toma variadas fuentes para elaborar el Código Civil, entre otras podemos señalar:

  • El Código Civil francés;
  • Algunos principios del Derecho Romano;
  • Leyes españolas, como el Código de las Siete Partidas, el fuero real, la novísima recopilación, y el proyecto de Código Civil español de García Goyena;
  • Normas de Derecho canónico;
  • El Código de Prusia (Baviera), Austria, Luisiana, Cerdeña, Países Bajos y el de las dos Sicilias, entre otros,
  • Y, sobre todo, la hoy doctrina clásica francesa que en esos momentos era la más vigente y actual, siguiendo a autores como Domat y Pothier, y los comentaristas del Código de Napoleón, como Delvincourt, Duranton, Troplong y Marcadé, entre otros. Siguió también la doctrina alemana, principalmente a Savigny.

Estructura del Código civil.


Tiene 2.525 artículos. Está dividido en libros, compuestos de títulos que se dividen en párrafos.

1°. Comienza con un “Título preliminar”.

Este título preliminar contiene seis párrafos, donde se tratan materias generales.

Decíamos hace poco, que este título preliminar ha sido duramente criticado por su amplitud y generalidad, pero, por otro lado, largamente elogiado por algunos autores, como don Carlos Ducci, por ejemplo, que celebra el hecho de haberse incorporado principios de derecho internacional privado, normas sobre la interpretación de las leyes y otras que no se encontraban en los Códigos de la época.

En efecto, si lo comparamos con el Código de Napoleón, Andrés Bello siguió su estructura, pero se apartó claramente en cuanto a su contenido. El Código de Napoleón contiene también un título preliminar que se llama "De la publicación, de los efectos y de la aplicación de las leyes en general”; nuestro título preliminar no tiene nombre, pero trata esos temas junto a otros más, como la definición y alcances de la ley, los efectos de la ley, la interpretación de la ley, la definición de palabras de uso frecuente y culmina con la derogación de las leyes.

Prueba de lo anteriores que este título en nuestro Código consta de 53 artículos, mientras el mismo título en el Código francés es de seis artículos.

Claramente lo que hizo Andrés Bello fue completar con disposiciones no precisamente civiles el título preliminar del Código civil chileno.

El título preliminar de nuestro Código civil contiene, entonces, 53 artículos, en ellos se trata de la ley, su concepto, su promulgación, obligatoriedad, efectos en el tiempo y en el espacio, su derogación e interpretación. Se definen palabras de uso frecuente en las leyes, se trata del parentesco y de la representación legal, se define el dolo, la culpa, la fuerza mayor, la caución y las presunciones, señala la forma de computar los plazos, etc.

Los artículos 14 a 18 que veremos en su oportunidad son notables, pues contienen normas fundamentales de derecho internacional privado.

2°. Luego viene el Libro I: “De las personas".

Este libro contiene 33 títulos. Va desde el artículo 54 al artículo 564, pasando desde el estudio de las personas naturales, su existencia y extinción, a los atributos de la personalidad, del matrimonio y de la filiación, y ciertas medidas de protección de los incapaces como son las guardas, para terminar con las personas jurídicas, en particular, las de derecho privado sin fines de lucro: las corporaciones y fundaciones.

3°. Libro II: “De los bienes y de su dominio, posesión, uso y goce".

Este libro contiene 14 títulos. Va desde el artículo 565 hasta el artículo 950. En él se trata fundamentalmente de la clasificación de las cosas, de los derechos reales y de los modos de adquirirlos, de la posesión y la mera tenencia y de las acciones protectoras, tanto del dominio, como de la posesión y la mera tenencia.

4°. Libro III: “De la sucesión por cama de muerte y las donaciones entre vivos".

Este libro contiene 13 títulos. Va desde el artículo 951 al artículo 1436. En él se tratan desde definiciones generales, pasando por las reglas de la sucesión intestada y las de la sucesión testada, los ejecutores testamentarios, la partición de bienes y termina con las donaciones entre vivos.

5°. Libro IV: “De las obligaciones en general y los contratos".

Este libro contiene 42 títulos. Va desde el artículo 1437 hasta el artículo 2524. En él se tratan las fuentes y las clases de obligaciones, así como los modos de extinguirse las obligaciones, pasando por los contratos especiales y las convenciones matrimoniales, los cuasicontratos y los delitos y cuasidelitos civiles.

6°. Culmina con un “Título final”, que contiene un solo artículo, el artículo 2525, que se refiere a la observancia del Código.

Resumamos, entonces, en que el Código civil está estructurado de una manera similar al Código Civil francés, contiene un título preliminar, cuatro libros y un título final.

El Código civil francés contiene, también, un título preliminar, un libro primero sobre las personas, un libro segundo sobre los bienes y las diferentes modificaciones de la propiedad y un libro tercero sobre las diferentes maneras como se adquiere la propiedad.

Nuestro Código civil tuvo gran influencia en el resto de los países de América, así como el Código Civil francés lo tuvo para la mayoría de los países de Europa, África y Asia.

Referencia bibliográfica: Publicación basada en los apuntes de clases de Derecho Civil de Gonzálo Ruz Lártiga, docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Talca.

Lea también